Ética o corrupción

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 125 (31201 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
|[pic] | |[pic] |







ESTADO Y SOCIEDAD
Menos corrupción, más participación




Prof. Lic. Rodolfo Daniel Arland

















Mendoza, septiembre de 2010

1.
Introducción

Es necesario encontrar una explicación de uno de losmecanismos deslegitimadores del liderazgo público democrático en este inicio de milenio. Ciertamente, toda búsqueda tiene un motivo. En este caso, es la conciencia del deterioro o del mal estado de los lazos de relación entre líderes políticos y ciudadanía en nuestro país.

Sin embargo, no es nuestra intención encontrar propuestas de trabajo para mejorar la relación políticos-Sociedad. Sólo sepretende dar una dimensión práctica a este texto y formular algunas opciones que, aunque abstractas o bastante generales, puedan abrir camino en la mejora de la relación y, en la consiguiente legitimación, de los sistemas de representación democrática.

Precisamente, es la dimensión práctica de este trabajo la que abre los mayores retos epistemológicos. Y es que, en definitiva, en este texto se va ahablar de ética, pues el problema de fondo que se presenta es el de la ruptura -o la percepción de la ruptura- de un contrato moral entre los políticos y los ciudadanos. Se trata del quiebre de un pacto implícito (algunas veces explícito) entre representantes y representados, y este quiebre tiene una dimensión ética ineludible. El reto epistemológico tiene que ver con la generación de un nuevoconcepto que permita integrar esta dicotomía actual existente entre el mundo de la ética y el liderazgo político que refleje la posibilidad de llevar a cabo un control integral de gestión a través de la participación política de la sociedad.

Para empezar, en el campo de la ética es preciso reconocer que no existe un concepto de bien que sea universalmente compartido, reconocido y accesible porvía de conocimiento empírico. Sobre qué es lo bueno o lo correcto, ya desde principios del siglo pasado, existen críticas muy fundadas a la opción naturalista que pretendería que en ética existe una única verdad y que es posible llegar a ella científicamente. La conciencia de que el conocimiento ético es especial y distinto al empirismo científico es hoy mayoritaria en esa disciplina de conocimiento.En todo caso, y para volver al principio, este trabajo se sitúa en la estela de las reflexiones prácticas sobre la desafección política y la apatía democrática que se percibe en la actualidad en nuestro país. Partiendo de la hipótesis de que son, esencialmente, factores de magro rendimiento de la clase política los que explican este deterioro y, dentro de los factores de rendimiento es, sobretodo, la corrupción (y la consiguiente ruptura de fidelidad entre representantes y representados) la que explica en gran medida la desidia y la falta de confianza ciudadana en la política.

De ahí que, siendo la corrupción el factor esencial en la pérdida de confianza ciudadana en la política, no compartimos la opinión de quienes no consideran grave ni peligroso para la legitimidad democráticatal deterioro de la confianza. Así, cuando la corrupción se convierte en la forma normal de hacer las cosas, el deterioro de la imagen política dificulta la selección de los mejores para la conducción de los asuntos públicos. Al alejar de la política a candidatos honestos y competentes, además de atentar contra uno de los principios fundamentales en que se sustenta la democracia (el de la igualdadpolítica) reduce su legitimidad normativa.

Ahora bien, es necesario dejar en claro que, en general, la desafección y el deterioro que conlleva de la imagen de los políticos y de la política, no son iguales ni en su contenido ni en sus consecuencias a lo largo y ancho de todo el país. Así, es notorio en algunas circunscripciones electorales el fuerte deterioro de la imagen de la política que...
tracking img