Ética y negocios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 135 (33585 palabras )
  • Descarga(s) : 1
  • Publicado : 10 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÉTICA Y NEGOCIOS

INTRODUCCIÓN
La mejor manera de iniciar un análisis de la ética en los negocios es observar cómo las compañías reales han incorporado la ética en sus operaciones. Considere entonces la forma como Merck and Company manejó el problema de la “ceguera de río”.
La ceguera de río es una enfermedad mortal que aflige a unos 18 millones de personas sin recursos en lugares remotoscerca de los causes de los ríos, en las regiones tropicales de África y América Latina. La causa es un pequeño gusano parásito que se transmite de persona a persona mediante la mordida de la mosca negra, que se reproduce en las aguas de los ríos. El pequeño gusano hace su madriguera debajo de la piel, donde llega a crecer hasta dos pies enrollado dentro de horribles nódulos de media a una pulgadade diámetro. Dentro de los nódulos, el gusano se reproduce dejando millones de descendientes microscópicos, llamados microfilaria, que se arrastran por todo el cuerpo bajo la piel, decolorándola cuando migran, causando lesiones y una comezón tan intensa que las víctimas han llegado a suicidarse. Con el tiempo, la microfilaria invade los ojos y ciega a la víctima.
El esparcimiento de pesticidaspara erradicar a la mosca negra fracasaron cuando ésta desarrolló inmunidad a ellos. Más aún, las únicas drogas disponibles para tratar el parásito en los humanos son tan costosas, tienen efectos secundarios tan severos y requieren una hospitalización tan larga, que el tratamiento es impráctico para las humildes víctimas que viven en las comunidades aisladas. En muchos países, las personas handesalojado las áreas cercanas a los ríos, abandonando tierras fértiles. Sin embargo, muchas han regresado porque es difícil cultivar en otros terrenos. La mayoría de los habitantes han llegado a aceptar los nódulos, la tortura de la comezón y la posible ceguera como parte irremediable de la vida.
En 1979, el doctor William Campbell, un científico investigador que trabajaba para Merck and Company, unlaboratorio estadounidense, descubrió en Ivermectin, una de las medicinas para perros que más vendía la compañía, evidencias de que podía matar el parásito que causa la ceguera del río. Un análisis más detallado indicó que Ivermectin podía proporcionar una cura a bajo costo, segura y sencilla para esta terrible enfermedad. Por lo tanto, Campbell y su equipo de investigación pidieron al presidentede Merck, el doctor P. Roy Vagelos, que les permitiera desarrollar una versión humana del medicamento, hasta entonces sólo usado en animales.
Los directivos de Merck se dieron cuenta rápidamente de que aun cuando la compañía tuviera éxito en el desarrollo de la versión humana de la medicina, las víctimas del mal eran demasiado pobres para comprarlas. La investigación médica y las pruebasclínicas a gran escala, requeridas para desarrollar la versión de la droga para humanos, podían costar 100 millones de dólares. Era poco probable que la compañía recuperara estos costos o que pudiera desarrollar un mercado viable en las regiones pobres donde prevalecía la enfermedad. Todavía más, incluso si pudieran pagar la droga, sería virtualmente imposible distribuirla porque las víctimas vivían enlugares remotos y no tenían acceso a doctores, hospitales, clínicas o expendios de medicamentos comerciales. Algunos administradores señalaron que si la droga tuviera efectos secundarios adversos al administrarla en humanos, la mala publicidad podría afectar la venta de la versión para animales, que representaba al rededor de 30 millones de dólares al año. El riesgo del uso incorrecto de la droga enpaíses en desarrollo aumentaba potencialmente el daño y la mala publicidad. Por último, si estuviera disponible una versión de bajo costo de la droga, podría introducirse en los mercados negros y ser vendida para animales, minando con ello las lucrativas ventas que los veterinarios hacían del Ivermectin.
Los directivos de Merck no sabían qué hacer. Aunque la compañía tuviera ventas mundiales...
tracking img