Ética

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1839 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CASO DE RICARDI

Una y otra vez proclamó su inocencia: ante la policía, ante el juez instructor y ante el tribunal que le juzgó. Rafael Ricardi Robles, que hoy tiene 48 años, fue arrestado en agosto de 1995 y desde entonces está cumpliendo dos condenas de 18 años tras ser declarado culpable de violar a una joven en El Puerto de Santa María (Cádiz). Pero la policía asegura ahora que haypruebas de ADN que evidencian que Ricardi no fue el autor del crimen, sino otro hombre con cierto parecido físico a él.
Al presunto inocente le perdió su cara: la víctima declaró en comisaría que uno de sus dos violadores tenía "un defecto muy peculiar en la vista, sin poder concretar más", según consta en las diligencias tramitadas en su día. Sin que se sepa muy bien por qué, la policía fue en buscade Ricardi, un yonqui bizco, y la muchacha le identificó en una rueda de reconocimiento. En el juicio, concretó que su agresor "tenía un ojo a la virulé". Y eso, junto con un análisis genético dudoso, fue la perdición del reo. De nada sirvió que la policía alertase en 2000 del posible error: los jueces replicaron que el de Ricardi ya era un caso cerrado al haber sido penado tras ser reconocido porla víctima. Punto final. ¿Hay un inocente entre rejas? Carmen, entonces con 18 años, regresaba a las tres de la madrugada del 12 de agosto de 1995 en un ciclomotor hacia su casa de la urbanización Vallealto de El Puerto de Santa María. La calzada estaba cortada por unas piedras. Era una trampa. Frenó y en ese momento cayeron sobre ella dos encapuchados que le obligaron a punta de navajas a ir aun cercano terreno de eucaliptos. Fue maniatada y durante varias horas violada sobre una tabla. Arañó a uno de los agresores y le quitó parcialmente la capucha, logrando ver su mirada y que "tenía un defecto muy peculiar en la vista".
¿Defecto en la vista? La policía conocía a un tal Ricardi, El Caballito, un drogadicto que solía dormir en la calle, que era bisojo. Así que a las pocas horas fue ensu busca y lo detuvo. Él aseguró que la tarde del 11 de agosto estuvo haciendo de gorrilla (aparcacoches espontáneo), y que cuando reunió 20 duros en propinas, compró un bocadillo y a las 11 de la noche se fue a pernoctar bajo el puente de El Corribolo, hasta que se despertó sobre las nueve de la mañana del día siguiente, dos horas antes de que le arrestaran. Negó por activa y por pasiva haberviolado a mujer alguna.
La joven afirmó que uno de los que la habían vejado había sido Ricardi; no sólo porque era bizco, sino porque su voz le recordaba mucho a uno de los tipejos que la forzaron mientras le escupían palabras soeces. Además, había un informe del Instituto Nacional de Toxicología de Sevilla sobre unos restos de semen en el que se sostenía que "se han encontrado todos los alelos"(genes) del sospechoso, si bien hay otros alelos que no se correspondían con los de él. El 15 de octubre de 1996, la Audiencia de Cádiz le condenó a dos penas de 18 años al estimar que las declaraciones de la víctima "fueron tan claras, rotundas e inequívocas que no dejaban lugar a dudas".
Ricardi, que carecía de antecedentes penales, pasó por las cárceles de El Puerto y Jerez para recalar hace undecenio en la de Topas (Salamanca), donde jamás fue visitado por ninguno de sus 10 hermanos. Sólo la menor de éstos, Milagros, le escribió varias cartas a las que Rafael, analfabeto, contestó gracias a que otros presos garabateaban sobre el papel aquellas cosas que quería que supiera su hermana. Pero ésta se marchó a Estados Unidos y Rafael fue olvidado por todos durante dos lustros. Total: era unpobre desgraciado.
Ricardi, según habían sentenciado los jueces, era el individuo bajito, "con un defecto peculiar en su vista", que junto con otro malnacido -más alto, con pronunciada calvicie, con bigote- había violado a Carmen y posiblemente a otras cuantas mujeres más. La captura de Ricardi debería haber puesto fin a las fechorías de esa extraña pareja, pero no fue así. En la zona de El...
tracking img