10 Falacias de america latina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1854 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
10 FALACIAS DE POBREZA EN AMERICA LATINA

II: Primera falacia: La negación o la minimización de la pobreza
Existe una intensa discusión metodológica sobre cómo medir la pobreza en la región. Sin embargo, a pesar de los resultados diversos que surgen de diferentes mediciones, los estudios tienden a coincidir en dos aspectos centrales: a) Las cifras de población ubicadas por debajo del umbral depobreza son muy elevadas; b) Existe una tendencia consistente al crecimiento de dichas cifras en los últimos 20 años. Las cifras se deterioraron severamente en los ochenta, mejoraron discretamente en parte de los noventa, pero en los años finales de la década aumentaron significativamente. En su conjunto, la pobreza es mayor en 2000 a la que la región tenía en 1980, tanto en términos de número depobres como en el porcentaje que significan los pobres sobre la población total.

III. Segunda falacia: La falacia de la paciencia
Con frecuencia el razonamiento explícito o implícito que se despliega frente a los problemas sociales por parte de sectores influyentes gira en derredora la necesidad de una cierta “paciencia histórica”. Se trata de etapas que deben sucederse las unas a las otras.Habrá una etapa de “ajustarse el cinturón”, pero luego vendrá la reactivación y, posteriormente, ella se “derramará” hacia los desfavorecidos y los sacará de la pobreza. Lo social debe esperar, y se necesita entender el proceso y guardar paciencia mientras las etapas se suceden. Independientemente del amplio cuestionamiento que hay actualmente, sobre todo esta visión del proceso de desarrollo,queremos enfatizar aquí uno de sus elementos. El mensaje que se está enviando es, de hecho, que la pobreza puede esperar. ¿Realmente puede esperar? La realidad indica que el mensaje tiene una falla de fondo, en muchísimos casos los daños que puede causar la espera son simplemente irreversibles, después no tendrán arreglo posible.

IV. Tercera falacia: Con el crecimiento económico basta
Elpensamiento económico ortodoxo de gran difusión en la región lanza el mensaje básico de que todos los esfuerzos deben ponerse en el crecimiento. Dirige las miradas a los pronósticos sobre el aumento del producto bruto y el producto bruto per cápita.
Despierta las expectativas de que todo está bien si ellos crecen a un buen ritmo. Plantea explícitamente, como se mencionó, que con logradas metasimportantes de crecimiento todo lo demás se resolverá. El mismo fluirá hacia abajo, a través del famoso efecto “derrame” y ello solucionará los “rezagos” que pudieran existir en el campo social.

V. Cuarta falacia: La desigualdad es un hecho de la naturaleza y no obstaculiza el desarrollo
El pensamiento económico convencional ha tendido a eludir una discusión frontal sobre la desigualdad y sus efectossobre la economía. Se ha apoyado para ello con frecuencia en la sacralización de la U invertida de Kusnetz. De acuerdo con la misma, la desigualdad es simplemente una etapa inevitable de la marcha hacia el desarrollo. En la primera fase de la misma se producen polarizaciones sociales, que después se van moderando y reduciendo. Algunos economistas convencionales más extremos llegan aún más lejos yplantean que esa acumulación de recursos en pocas manos favorecerá el desarrollo al crear mayores capacidades de inversión.
Esta discusión tiene particular trascendencia para América Latina, porque es considerada unánimemente la región más desigual del planeta. Si la tesis de los ortodoxos más duros fuera cierta, la región debería haber contado con tasas de inversión muy altas, dadas las“acumulaciones en pocas manos” que ha generado. No se ven. Tampoco parece ser una mera etapa del camino al desarrollo. En América Latina la desigualdad se ha instalado, y no sólo se modera, sino que tiene una tendencia muy consistente a crecer, particularmente en las dos últimas décadas. La U invertida parece no funcionar para la región.

VI. Quinta falacia: La desvalorización de la política social...
tracking img