12° Planeta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 431 (107536 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
www.formarse.com.ar
EL 12º PLANETA
The 12th Planet



El primer libro de “Crónicas de la Tierra”

ZECHARIA SITCHIN

1976

AGRADECIMIENTOS

El autor desea expresar su gratitud a los muchos estudiosos que, a lo largo de más de un siglo, han descubierto, descifrado, traducido y explicado los textos y las reliquias artísticas de la antigüedad en Oriente Próximo; así como a todas lasinstituciones y personal de éstas gracias a cuya cortesía el autor ha podido acceder a las evidencias textuales y gráficas en las que se basa este libro.

Deseo dar las gracias especialmente a la Biblioteca Pública de Nueva York y a su Departamento Oriental; a la Biblioteca de Investigación (Sala de Lectura y Sala de Estudios Orientales) del Museo Británico, Londres; a la Biblioteca deInvestigación del Seminario Teológico Judío de Nueva York; y, por su ayuda gráfica, a los fideicomisarios del Museo Británico y al tenedor de las Antigüedades Asirias y Egipcias; al director del Vorderasiatisches Museum, Staatliche Museen, de Berlín Oriental; al Museo Universitario de Filadelfia; a la Reunión des Musées Nationaux de Francia (Museo del Louvre); al director del Museo de la Antigüedad deAlepo; y a la Administración Aeronáutica y Espacial Nacional de los Estados Unidos.

NOTA DEL AUTOR
La fuente principal de versículos bíblicos citados en El Duodécimo Planeta es el Antiguo Testamento, según el texto original hebreo. Hay que tener en cuenta que todas las traducciones consultadas de las cuales las principales están listadas al final del libro- no son más que eso: traducciones ointerpretaciones. En el análisis final, lo que cuenta es lo que dice el original hebreo.

En la versión final citada en El Duodécimo Planeta, he comparado entre sí las traducciones disponibles, así como todas éstas con la fuente hebrea y los textos/relatos paralelos sumerios y acadios, para llegar a lo que considero que es la interpretación más exacta.

La interpretación de los textos sumerios,asirios, babilonios e hititas ha sido el trabajo de toda una legión de estudiosos durante más de un siglo. Después de descifrar las escrituras y el idioma, hubo que transcribir, transliterar y, por último, traducir. En muchos casos, fue posible elegir entre diferentes traducciones e interpretaciones sólo para verificar antiguas transcripciones y transliteraciones. En otros casos, la perspicaciade algún estudioso contemporáneo pudo arrojar nuevas luces sobre una antigua traducción.

La lista de fuentes de textos de Oriente Próximo que se ofrece al final de este libro, va, de esta manera, desde lo más antiguo hasta lo más moderno, y va seguida de las publicaciones eruditas en las que se han encontrado muchas de las contribuciones que han resultado de utilidad para la comprensión de lostextos.
Zecharia Sitchin

PROLOGO

Ahora que nuestros propios astronautas han alcanzado la superficie de la Luna y que hemos enviado naves no tripuladas a explorar otros planetas, ya no resulta imposible creer que una civilización de otro planeta, más avanzada que la nuestra, fuera capaz de hacer aterrizar a sus astronautas en la Tierra en algún momento de nuestro pasado. Un buen número deautores, algunos de ellos muy populares, han especulado con la idea de que muchos monumentos de la antigüedad, como las pirámides y otras gigantescas esculturas de piedra, fueran forjados por unos supuestos visitantes de otro planeta. Sin embargo, no hay mucho de nuevo en estas intrigantes especulaciones. Incluso los mismos pueblos de la antigüedad creían que seres superiores «de los cielos» -losantiguos dioses- bajaban a la Tierra. Lo que no aporta ninguno de estos autores populares que tratan estos temas son respuestas. Si estos seres vinieron en realidad a la Tierra, ¿cuándo lo hicieron?
¿Cómo llegaron aquí? ¿De dónde venían? ¿Y qué hicieron aquí durante su estancia?
Lo que nos proponemos es dar respuesta a estos interrogantes. Utilizando el Antiguo Testamento como ancla, y no...
tracking img