1928: La ideología conmovida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5151 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CABALLERO, Manuel. Las crisis de la Venezuela contemporánea, Monte Ávila Editores Latinoamericana / Contraloría General de la República de Venezuela, Caracas, 1998. p.p. 177

1928: LA IDEOLOGÍA CONMOVIDA
(páginas 41 a 54)

EN FEBRERO DE 1928, con veinte años de dictadura a cuestas, la tranquila Venezuela se prepara para festejar unos rumbosos carnavales. Los primeros en movilizarse,entre el 2 y el 9 del mes, son los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, como corresponde a jóvenes alborotadores y amantes de la parranda. Las cosas marchan viento en popa. Eligen una reina y organizan una colecta para darle una casa a su recién reconstituida Federación de Estudiantes de Venezuela, que ese año preside el bachiller Raúl Leoni. Alguna matrona caraqueña descubre que lesobran unos cuantos metros de paño azul y los convierte en boinas para los doscientos estudiantes regulares de la Universidad: ese será su disfraz carnavalesco, y más que eso, su identificación goliárdica.

Pero a medida que pasan los días, los acontecimientos van tomando un sesgo distinto. Dos jóvenes universitarios y un poeta venido de fuera de las aulas remueven con sus discursos y sus versosa un estudiantado y a una sociedad aparentemente pasivos e inconmovibles, aquietados bajo el duro puño de Juan Vicente Gómez. Uno de ellos, Rómulo Betancourt, pronuncia un vibrante discurso no exento de alusiones veladas a la terrible situación política.

El poeta, Pío Tamayo, lee un poema «del cartel» en aparente homenaje a la reina Beatriz, pero en verdad dedicado a una novia encadenada: lalibertad. Frente al Panteón, inspirado por el recuerdo y homenaje al Libertador y enfebrecido por los aplausos del público en la calle, un joven orador de voz metálica y frases rotundas, Jóvito Villalba, se sale del texto escrito de su discurso patriótico para homologar la situación de Nicaragua invadida y Venezuela sojuzgada[1]. Los estudiantes han echado al cesto sus caretas carnavalescas: sumovimiento es más que eso, es una protesta abierta contra la tiranía de Juan Vicente Gómez.

El gobierno responde con rapidez aunque sin su crueldad tradicional: encierra en el Cuartel de El Cuño, que sustituía provisionalmente a La Rotunda (vaciada para ser demolida, medida que fue luego derogada), a los líderes estudiantiles Jóvito Villalba, Rómulo Betancourt y Guillermo Prince Lara (quienhabía destrozado de una pedrada la placa en homenaje a Gómez en la Universidad), y al poeta Pío Tamayo.

Al momento se producen dos grandes sorpresas, la primera acaso previsible, la segunda absolutamente imprevista. Para demostrar que no tienen líderes, que no obedecen a oscuros «agitadores» sino que todos son corresponsables del movimiento y sus derivaciones políticas, doscientos estudiantesde la Universidad Central se entregan a la policía para acompañar a sus líderes. El gobierno actúa normalmente: los encamina hacia el Castillo de Puerto Cabello, una cárcel colonial. Allá se les propone firmar una carta de arrepentimiento, lo cual les permitirá regresar a la libertad. Aquí se ratifica la primera sorpresa: los estudiantes se niegan a hacerlo, prefieren continuar presos antes quehumillarse de tal manera.

Pero la segunda sorpresa es mayor por increíble. El pueblo de Caracas responde a la prisión de los estudiantes con una huelga general espontánea. Para comprender la significación de este movimiento, conviene precisar que, aparte de que bajo la dictadura era inconcebible que hubiese sindicatos ni organizaciones parecidas, tampoco había tradición de luchas obreras nipopulares de ese tipo[2]. Con esa huelga, los caraqueños inauguraban una era de movimientos urbanos, característicos del siglo xx pero que en Venezuela eran completamente desconocidos. Por primera vez en este siglo, el gobierno y una naciente oposición se enfrentaban en un nuevo escenario: la calle.

La dictadura da la impresión de ceder. Después de obligar a los padres de algunos de esos...
tracking img