2140

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (336 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Yo nací en el hogar de mis abuelos, en Sancti Spíritus (Cuba): mi abuelo dirigía un colegio para muchachos, mi abuela, para niñas i muchachas. Un día los discípulos de mi abuelo abandonaron elcolegio i se lanzaron a la guerra por la Independencia de Cuba, formando una guerrilla. El ambiente hogareño era ése, por ello no extraña que yo, de cuatro años, en la pequeña guarnición comandada por mipadre, entonces capitán de infantería, haya gritado ¡Viva Cuba Libre! en medio de los soldados de mi padre. Ya en España, de ocho años, cuando la rebelión republicana del general Villacampa, en 1885, enMadrid, corrí a la estación de Guadalajara para esperar a los rebeldes en compañía de otros niños que gritaban conmigo: ¡Viva la República! Ya jovencito, mucho oí sobre el Volapiik1, con el que mipadre simpatizaba, pues amigos suyos profesores de la Escuela Normal y del Lizeo además de profesores de la Academia Militar de Ingenieros, pertenecían al grupo de aquella lengua internacional; isiempre oí con alegría, hablar de la necesidad i utilidad de una lengua internacional.
Durante mi infancia i niñez sufrí mucho con el mal del clericalismo, pues, habiendo perdido a mi madre a la llegada aEspaña, mi padre volvió a casarse, i la sustituta de mi madre era terriblemente fanática.
Yo, teniente de infantería del 7° Regimiento "Sicilia" en San Sebastián sufrí un arresto, el 1º de mayo de1900, por una denuncia a mi coronel a causa de una expresión privada sobre simpatía a la fiesta proletaria.
En 1904 hice una cordial amistad con José Naquens, eminente periodista y escritor,incansable luchador contra la reacción y por la República. En 1906, tuve grandes sufrimientos, ya era capitán, pues visité al revolucionario, encarcelado por sospecha de complicidad en el atentado contraAlfonso XIII. Otros republicanos que lo visitaban me invitaron a ingresar a la Masonería, i así lo hice. En la misma época, el capitán José Perogordo, famoso en el movimiento esperantista actual, me...
tracking img