42 Salón nacional de artistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1944 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
1 p. m. cupos dudosamente apartados, de todos modos tranquilidad, la sospecha de que pocos asistirían nos hacía pensar la inutilidad de la listica. Aunque por si las moscas “aparteme diez señorita”.
Llega la hora y las mismas caras, los compañeros de siempre que ya ni hay que saludar, las caras que es mejor saludar y las que toca saludar por mera pena y obligación.
Recorrer la pequeña sala delno-museo, perritos flacos con ojos de vidrio que aparentemente atraen la atención de muchos, para mí siguen siendo perritos flacos con ojos de vidrio que atraen la atención de aquellos que olvidan haber jugado con armatodos y ahora juegan a dejarse deslumbrare por unos simples perritos flacos con ojos de vidrio.
Arriba la proyección de unos rostros alcanza a decirnos algo, pero algo que se hadicho tanto que tranquilamente pasa inadvertido. En algún punto la atención logra centrarse en unos dispositivos conocidos por todos los presentes pero que para mi resultan impresionantemente novedosos, pequeñas fotografías incrustadas en pequeñas cajas de colores sujetas a palitos de madera que nos dejaban ver la imagen por un pequeño agujero, fotografías de estatuas humanas en distintas ciudadesdel país, claro que la obra empezaba a perder la gracia después de la segunda imagen, tal vez por lo evidente que se hacía la imagen siguiente y lo cotidiano que resultaban los dispositivos para los presentes, sin embargo estuve absorta en esa obra hasta que vi todas las imágenes, claro que sin mucha sorpresa, pero eso o ver a los perritos flacos con ojos de vidrio o ver los rostros proyectados omiras las caras aburridas del resto; desviar la mirada a la pared de fondo carecía de total sentido para mí, una pared ataviada de cables me hacía preferir permanecer alejada, ninguno de esos cables lograba interesarme.
Del otro lado la Bachué, de por sí el aire ceremonial de copiar una obra y traerla hasta acá y pretender que todos sigamos viendo en ella el aire de diosa de no se que, me dejabaclaro que la cosa no se pondría nunca interesante, ya en la mañana la conferencia –taller ofrecida por el artista había resultado un fracaso rotundo, en mi habitual retraso llegué a las 11:00 (conferencia anunciada a las 9:00) y esperando ver el salón repleto me encuentro con tres tristes caras, el artista que parecía todavía tener esperanza, la guía que solo quería que el tiempo pasara y micompañera que solo ansiaba mi salvadora llegada.
“la idea es intervenir la Bachué” (imagen de la obra impresa en separadores) dijo el artista. A esto media vuelta para la salvada. Pero ahora en la tarde cuando la lluvia nos obligaba a esperar un poco más, no quedaba de otra que intervenir la dichosa Bachué, de un momento a otro la cosa se puso interesante, todos querían un separador y se peleaban por laidea mas inesperada, al cabo de un tiempo la cosa se organizó, un grupo intervenía, otro agrupaba, otro untaba la goma, otro pegaba a la pared; en menos de media hora toda la pared estuvo llena de Bachués, bachué erótica, bachué coca-cola, bachué conceptual, bachué infantil, bachué manga, incluso bachué muro, frases como no se quien te amo o no se quien tal, todo esto ante la mirada estupefacta ydescontenta del artista que con un simple “no me gustan, tendré que quitar algunas” supo arruinarlo todo.
Hora de salir, no es necesario pelear cupos porque hay espacio de sobra, nos ubicamos contentos a la espera del gran paseo y arranca el bus, a las pocas calles algunos gritos histéricos se confunden con los gritos eufóricos hasta que el extraño silencio abre un hueco donde cabe la histéricadiscusión de una de las pasajeras, una de esas señoras hijas del museo con la pobre guía. Cesan y el anuncio “señores vamos a tener que regresar porque una pasajera ha entrado en pánico por la fuerte lluvia y los peligrosos arroyos” de una, histérica y cortante, “¡No es pánico!” “¡No es pánico!”, responde la señora hija del museo. De inmediato y sin esperas estruendosas carcajadas brotan de...
tracking img