4F en venezuela

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 59 (14705 palabras )
  • Descarga(s) : 22
  • Publicado : 7 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
skip to main | skip to sidebar
Presos 4F Barcelona

3.01.2008
Entrevista en Diagonal Periódico - 21 febrero / 6 marzo - 2008
ENTREVISTA: MARÍA JOSÉ PINTOS, HERMANA DE UNO DE LOS TRES ENCARCELADOS POR EL ’CASO 4F’

“No nos vamos a conformar hasta que dicten la absolución”

Alvar Chalmeta / Redacción

María José Pintos es la hermana de Juan, uno de los tres encarcelados hace casi dosaños por el ‘caso 4-F’. Desde entonces no ha parado: “la premisa estaba clara: libertad y absolución”.

María José Pintos aclara: “Toda nuestra familia es de Galicia y se fueron a Argentina en los ‘50. Yo me vine a vivir y trabajar aquí en 2002 y Juan vino en 2004. Escogimos Barcelona porque nuestra familia española vive ahora aquí”. El 4 de febrero de 2006, en un confuso incidente ante unedificio donde se realizaba una fiesta sin permisos, un policía municipal de Barcelona resultó gravemente herido, quedando en coma profundo. La búsqueda de responsables llevó a detener en el momento a nueve personas, tres de las cuales –Álex, Juan y Rodrigo– fueron posteriormente encarceladas. El pasado enero, tras dos años de espera y cinco sesiones maratonianas de juicio, la Sección Octava de laAudiencia Provincial de Barcelona emitió un veredicto.

DIAGONAL: Tanto las acusaciones como las defensas habéis anunciado que vais a recurrir. ¿Cómo valoráis la sentencia?

MARÍA JOSÉ PINTOS: La sentencia permitió que los chicos salieran en libertad (que por supuesto después de dos años injustamente encarcelados no es poca cosa), pero repite de principio a fin la versión del atentado y que laJuez Carmen García Martínez [que realizó la instrucción] se ocupó de alimentar negando pruebas que la desmienten. Han recurrido las 13 partes porque, por el lado de las acusaciones está claro que si los chicos fueran los verdaderos culpables las penas serán leves teniendo en cuenta el estado del policía herido.
Dos años dando por hecho que ya tenían a los culpables, así que la libertad de los chicoses una gran derrota que, por sus razones políticas, no pueden permitirse. Y por el lado de las defensas estamos negando todo lo que ellos dicen desde el ese 4 de febrero. No nos vamos a conformar hasta que dicten la absolución. Después de estos dos años tan duros y tan terribles para todos nosotros no se aceptarán culpables sólo porque la Sala los haya dejado libres. En este momento, los tres hanentregado su pasaporte y se tienen que presentar a firmar en los juzgados cada 15 días, así que no pueden salir del país. Pero Álex y Juan [condenados a tres años y medio de prisión] tienen más de la mitad de la condena cumplida y Rodrigo [cuatro años y medio de prisión] casi la mitad y la sentencia no es firme; esperamos que les permitan salir del país y hacer vida normal.

Si bien los otrosseis chicos no han estado en prisión, todas las acusaciones en su contra y la sentencia siguen la misma línea de guión ya totalmente derrocado por varias pruebas. Aún así, han recibido penas y dos de ellos se juegan el entrar en prisión si la sentencia es firme. Estos dos chicos son los que dos policías de paisano detuvieron en el Hospital del Mar porque un compañero del guardia urbano herido dijoreconocerlos como los que lo habían agredido. Ellos habían tenido un accidente en bicicleta a unas cuantas calles de la fiesta y está el parte de la ambulancia, las horas del parte y los testigos que muestran que es imposible que hayan estado en los dos lugares casi al mismo tiempo. A un chico portugués lo han condenado a tres años y tres meses y a su amiga, a tres años. Al resto de los chicos loscondenan a un año.

D.: Habéis logrado en cierta forma revertir el rodillo de la versión oficial. ¿Cómo os habéis organizado?

M.J.P.: De forma caótica al principio. Había amigos y familiares de los tres y nadie se conocía mucho entre sí porque los chicos antes de esto no eran amigos, se conocían de vista, pero poco. Fuimos juntándonos entre la desesperación y la convicción de que esto era...
tracking img