62 / Modelo para armar julio cortázar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 352 (87822 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
JULIO CORTÁZAR

62 / modelo
para Armar

ALFAGUARA
BIBLIOTECA CORTAZAR

62 /Modelo para armar (1968) es la realización de una
idea de novela esbozada por Morelli (una suerte de doble del propio Cortázar) en el capítulo 62 de Rayuela Liberada de la causalidad psicológica y de las limitaciones de tiempo y espa-

cio, la narración transcurre indistintamente en París, en Londres o enBuenos Aires. Escrita con precisión de relojero y la inteligencia y el humor incomparables de Cortázar, esta novela lleva al extremo uno de los proyectos más ambiciosos y originales de la literatura en lengua española.

ALFAGUARA
BIBLIOTECA CORTAZAR

© 1968, julio Cortázar y Herederos de Julio Cortázar © De esta edición: 1995, Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S.A. Beazley 3860 - 1437 BuenosAires

• Santillana S.A. Juan Bravo 38. 28006 Madrid • Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S.A. de C.V. Avda. Universidad 767, Col. del Valle, México, D.F. C.P. 03100 • Editorial Santillana S.A. Carrera 13 N° 63 - 39, Piso 12 Santaíé de Bogotá - Colombia • Aguilar Chilena de Ediciones Ltda. Pedro de Valdivia 942, Santiago • Editorial Santillana S.A. (ROU) Javier de Viana 2350 - (11200) MontevideoISBN: 950-511-203-3 Hecho el depósito que indica la ley 11.723 Diseño de cubierta: Julio Silva Impreso en Argentina. Printed in Argentina. Primera edición: Setiembre de 1995

Todos los derechos reservados Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, seamecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

ALFAGUARA Una editorial del GRUPO SANTILLANA que edita en Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, EE.UU., España, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

No seránpocos los lectores que advertirán aquí diversas transgresiones a la convención literaria. Para no citar más que algunos ejemplos, los personajes argentinos pasan del voseo al tuteo cada vez que le conviene al diálogo; un londinense que tomaba sus primeras lecciones de francés se pone a hablarlo con sorprendente soltura (para peor en versión española) apenas ha cruzado el Canal de la Mancha; lageografía, el orden de las estaciones del subterráneo, la libertad, la psicología, las muñecas y el tiempo dejan evidentemente de ser lo que eran bajo el reino de Cynara. A los posibles sorprendidos les señalo que, desde el terreno en que se cumple este relato, la transgresión cesa de ser tal; el prefijo se suma a los varios otros que giran en torno a la raíz gressio: agresión, regresión y progresiónson también connaturales a las intenciones esbozadas un día en los párrafos finales del capítulo 62 de Rayuela, que explican el título de este libro y quizá se realizan en su curso. El subtítulo “Modelo para armar” podría llevar a creer que las diferentes partes del relato, separadas por blancos, se proponen como piezas permutables. Si algunas lo son, el armado a que se alude es de otra naturaleza,sensible ya en el nivel de la escritura donde recurrencias y desplazamientos buscan liberar de toda fijeza causal, pero sobre todo en el nivel del sentido donde la apertura a una combinatoria es más insistente e imperiosa. La opción del lector, su montaje personal de los elementos del relato, serán en cada caso el libro que ha elegido leer.

“Quisiera un castillo sangriento”, había dicho elcomensal gordo. ¿Por qué entré en el restaurante Polidor? ¿Por qué, puesto a hacer esa clase de preguntas, compré un libro que probablemente no habría de leer? (El adverbio era ya una zancadilla, porque más de una vez me había ocurrido comprar libros con la certidumbre tácita de que se perderían para siempre en la biblioteca, y sin embargo los había comprado; el enigma estaba en comprarlos, en la...
tracking img