6To sentido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1300 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sexto sentido de los animales
 Los chinos fueron los primeros en profundizar estudios del comportamiento animal para prevenir catástrofes sísmicas, se ha comprobado que el incesante ladrar de los perros es también una advertencia de terremoto. Frente a la habitual cautela de los chinos, intervinieron los norteamericanos, los cuales sin esconder nada pensaron usar los animales como barómetro, osismógrafo anticipado. Colocaron cerca de la Loma de Palmdale a pocos kilómetros de Los Ángeles, una colonia de ratones en siete cuevas artificiales, y a veinte ratas canguro en jaulas colgadas, donde su comportamiento fue monitoreado mediante dispositivos electrónicos. De tal manera se esperó que los roedores darían un aviso anticipado al sismógrafo.

El 6 de mayo del 1976, el terremoto ocurridoen Udine, al norte de Italia, causó graves daños y se cobró también muchas víctimas. Esto fue también anunciado por los frenéticos ladridos de los perros, los cuales andaban por todas partes gimiendo y aullando mucho tiempo antes que se produjera el terremoto. Por ese motivo, alguna gente salvó la vida, corriendo detrás de los animales.

En la isla francesa “La Martinica”, en 1902 se produjouna erupción de un volcán, con un saldo de más de treinta mil víctimas, en la ciudad de St.Pierre; un día aparentemente calmo, los animales de la isla abandonaron sus hogares presas de pánico, corriendo en dirección a la playa, donde muchos de ellos se lanzaron al mar. Los isleños no dudaron de la inminencia de un desastre, pero el observatorio local ridiculizó sus temores.

El doctor Rhineestudioso sobre manifestaciones parapsicológicas (obtuvo su primer doctorado en biología en Chicago en 1923), denominó “rastreo parapsicológico” a las facultades extraordinarias de los animales. Sus investigaciones realizadas para el laboratorio de Duke en 1950 dejaron materiales de un cierto interés, que sólo más tarde vieron la luz, con estadísticas e informaciones de numerosas historias acumuladas;textos que pasaron a bibliotecas y colecciones privadas.

Por cierto, muchos estudiosos, veterinarios, médicos o químicos, entre otros, han dejado huellas significativas de estos seres que nos acompañan desde la creación, determinando que los animales son: telepáticos, mágicos, sacros, premonitorios y parapsicólogos, dotados de fuerte instinto de orientación, a pesar de las décadas deinvestigación, nadie sabe a ciencia abierta y con qué criterio un perro puede encontrar a su amo, recorriendo caminos, calles, cruzando ríos o atravesando montañas que nunca ha visto antes.

 Mi perra Laika, un setter gordon, cuando advirtió un peligro que amenazaba a mi esposo, cambió de humor, estaba triste, sin alegría, contrariamente a lo que era su carácter. Laika nunca cruzaba la calle sin que se loordenara yo o su amo, sin embargo un día que mi marido tuvo una pelea con personas que querían hacerle daño, hasta comprometerlo en la salud, Laika salió corriendo cruzando la calle para ayudarle, fue así como un chofer intemperante la mató. Yo afirmo que Laika salvó la vida a mi esposo a cambio de la suya.

El elefante nunca olvida una ofensa, así como la devoción hacia su amo. Desde tiemposremotos estos animales figuran en la historia y en las leyendas, y por sus tallas eran empleados en varias ocupaciones. El indestructible recuerdo de un elefante acerca de su amo me obliga a no omitir en este relato una historia tan conmovedora. El emperador indochino Gia Long desaparecido en la década del 1880, tenía en su ejército un viejo elefante, con anillos de plata en los colmillos. Al morirsu augusto amo, el elefante se mostró tan inconsolable, tan solo e infeliz al punto que decidió retirarse a las montañas Anamitas, viviendo como un ermitaño. Una vez al año, en el aniversario de la muerte de su amo, bajaba la montaña y hacia un solemne peregrinaje a la tumba del Emperador. Según se decía, el fiel animal visitó durante cincuenta años su tumba. Sin medios términos, los animales...
tracking img