75 Puñaladas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
75 PUÑALADAS
El caso de un sospechoso suicidio
De Martín Giner

La escena comienza en un estudio que, aunque tiene elementos que denotan la buena posición económica de su dueño, es de carácter austero. A proscenio, y fuera de la escena, se ve una silla que no se corresponde con el estilo general del estudio. La acción comienza cuando el CUIDADOR (vistiendo un largo abrigo oscuro y una bufandamulticolor) entra trayendo, por la fuerza, al DETECTIVE (un joven elegante; aunque sobrecargado de lujos y detalles)

DETECTIVE.- Quíteme las manos de encima. CUIDADOR.- ¿Qué diablos hacía merodeando por aquí a esta hora? DETECTIVE.- Soy invitado de Mrs. Dufften. Mi nombre es John Kenett Winslow III. CUIDADOR.- … DETECTIVE.- John Kennet Winslow III. No puedo creer que Mrs. Dufften olvidaramencionarme. CUIDADOR.- Oh! Claro, John Kennet Winslow. DETECTIVE.- ¿Finalmente me reconoce? CUIDADOR.- En realidad no. Sólo estoy siendo amable. DETECTIVE.- Soy detective de Scotland Yard y… CUIDADOR.- Oh, de Scotland Yard. Hubiera comenzado por ahí, señor. Le pido disculpas, tome asiento, por favor. DETECTIVE.- Recibí esta carta de Mrs. Duftten pidiéndome que viniera a su mansión de campo ainvestigar la misteriosa muerte de su esposo. Supuse que a mi llegada me entrevistaría con ella, pero encontré la casa cerrada, todas las luces apagadas y ningún criado salió a recibirme. Deduje que no había nadie, algo muy extraño. CUIDADOR.- No tanto señor, es la conclusión obvia si la casa está vacía. DETECTIVE.- Me refiero al hecho de que no me esperaran. CUIDADOR.- Me temo que yo debo disculparme poreso. La señora me encargó que lo recibiera.
1

DETECTIVE.- Y usted no pudo recordar un nombre como el mío. Mrs. Dufften se pondrá furiosa cuando se entere. CUIDADOR.- La señora tampoco recordaba su nombre. Me dejó una nota describiéndolo, e incluso agregó una caricatura suya. DETECTIVE.- Esto es insultante. Yo no tengo esa nariz, mis orejas no son tan grandes… ¿y por que me dibujó con unmono? CUIDADOR.- Señor, el de las orejas grandes soy yo. Usted es el que parece un mono. DETECTIVE.- Tiene que haber un error. CUIDADOR.- No lo creo señor… señor… DETECTIVE.- ¡¡Winslow!! CUIDADOR.- Winslow. La descripción es bastante precisa. “Un hombre con cara de simio… DETECTIVE.- ¿Simio? ¿Ha notado usted la perfección de este rostro? La belleza de rasgos… CUIDADOR.- Vanidoso… DETECTIVE.- No soyvanidoso. Es que el simple hecho de elevarme sobre la mayoría de los mortales… CUIDADOR.- Egocéntrico… DETECTIVE.- ¿¡Qué?! yo… el… eh… me… el… CUIDADOR.- Algo tartamudo. DETECTIVE.- No lo puedo creer, esa vieja bruja, me va a oír. Cuando la vea le voy a escupir en la cara todo lo que pienso de ella! CUIDADOR.- Maleducado y grosero. Si, es usted. DETECTIVE.- ¡Maldita bruja! CUIDADOR.- Creo que nodebí mostrarle esta nota. Oh!, aquí lo dice: “Bajo ningún concepto le muestre esta nota.” Caramba, demasiado tarde. DETECTIVE.- ¡Esto es demasiado! ¡Nunca nadie me ha ofendido de esta manera! Y le recuerdo que ustedes jamás contarán con mis servicios. ¡¡Me voy de aquí!! Mire bien este rostro, caballero, porque no volverá a verlo jamás. ¡Adiós! (Sale. El cuidador se queda en silencio unos segundos, yel detective, con otra actitud, vuelve a entrar.) Olvidé que mi cochero no vuelve hasta dentro de dos horas… Además afuera hace frío, y está oscuro.
2

CUIDADOR.- ¿El señor preferiría esperar aquí y beber algo de té? DETECTIVE.- Eso estaría bien… ¡¡Pero le recuerdo que aún estoy furioso!! CUIDADOR.- Entiendo. ¿Azúcar? DETECTIVE.- ¿La tiene en terroncitos? CUIDADOR.- Si. DETECTIVE.- Dos, porfavor. CUIDADOR.- Con respecto al homicidio… DETECTIVE.- Ya le dije que no pienso colaborar. CUIDADOR.- Pero no le molestará que simplemente hable sobre el crimen. DETECTIVE.- Pues… no. CUIDADOR.- Bien. Esa noche el señor vino, y se encerró bajo llave en su estudio, si así se lo puede llamar, como todos los jueves a la noche. Entre nosotros, realmente no entiendo el afecto que tenía el señor...
tracking img