8 Parrafos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (380 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
A mi cuando estoy preocupada se me revuelve el estómago.(Eso de los estómagos es cosa de mi abuela, como la cuestión de los nudos en la garganta y de las almas que se caen al suelo).Y, comocualquiera puede darse cuenta, cuando los estómagos están revueltos la comida no les entra.
Fue por eso que la noche del cumpleaños de Yanina le dije a mi mama que no quería comer.( “Cada día estas masflaca”, “no se como quieres crecer sin comer”, la semana que viene te llevo con la doctora porque esto no puede seguir así”, etcétera; mi mama no es partidaria de los estómagos revueltos.
Me fuicorriendo a mi pieza, me puse el camisón y me metí a la cama. La falda escocesa se quedo tirada sobre mi silla. No me preocupe por ordenar nada y ni siquiera me lave los dientes (eso, según mi mama, me va acostar varias caries).
Lo único que quería era acostarme, taparme bien con la cobija y pensar en todo lo que estaba pasando. Lo malo de ponerse a pensar es que el que piensa no puede organizar loque va pensando.
Por ejemplo, yo quería pensar ordenadamente en todo lo que había pasado esa semana y empezaba a pensar en cosas que no tenia nada que ver, esas salchichas con cara que habíainventado la mama de Yanina, en la casa de Federico cuando me vio el broche y también sobre todo en esos dos o tres puntitos de sangre en el tobillo de Verónica.
A cada rato me decía:” Yo no tengo laculpa. Fue mi mounstro”. “Mi mounstro y yo, yo y mi mounstro”, eso era lo que yo pensaba todo el tiempo.
La falda escocesa seguía tirada en la silla: “¿Cómo hará para salir del bolsillo?”, mepreguntaba. Al fin y al cabo no era la primera vez que mi mounstro tomaba las cosas por su cuenta y ¿Saltaba?, ¿volaba?, ¿flotaba?, en busca de alimento.
Tal vez si apagaba todas las luces y mequedaba quieta en la cama, espiando, podría verlo salir de su nido y volar por el aire. Pero no era muy probable. Ya se había comido el encaje de las tobilleras de Verónica. Y seguramente estaba...
tracking img