Aborto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (451 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Siguiendo la tradición establecida en años anteriores por nuestro Ilustrísimo Arzobispo de Quito, quien tan bondadosamente me ha pedido llevar la palabra divina a esta Asamblea Eucarística en elcomienzo de mi propio ministerio pastoral como Obispo auxiliar suyo, deseo comentar uno de los más recientes documentos pontificios, como el mejor homenaje al Santo Padre en este día suyo. En efecto, élnos ha dado este año una notable carta encíclica sobre la defensa de la vida humana.
Y, puesto que honramos al Sumo Pontífice precisamente en su misión universal, no sólo como Pastor de los creyentescongregados en el nombre del Señor Jesucristo, sino como a la suprema autoridad moral de este mundo convulsionado entre los anhelos de definitiva paz fraternal y las amenazas de fuerzasdesintegradoras, es justo dirigir nuestra atención a las dimensiones universales que tiene el mensaje pontificio sobre la vida, en su proyección a las relaciones cívicas nacionales e internacionales, a laspolíticas planetarias y a las perspectivas de un desarrollo auténtico para la humanidad.
Ya el comienzo del documento nos abre a esta visión universal: «En virtud del misterio del Verbo de Dios hecho carne(cf. Jn 1,14)», el misterio fundamental de nuestra vida cristiana, cada persona está «confiada a la solicitud materna de la Iglesia. Por eso, toda amenaza a la dignidad y a la vida del hombre repercuteen el corazón mismo de la Iglesia, afecta al núcleo de su fe en la encarnación redentora del Hijo de Dios»1. Y continúa: «Hoy este anuncio es particularmente urgente ante la impresionantemultiplicación y agudización de las amenazas a la vida de las personas y de los pueblos, especialmente cuando ésta es débil e indefensa. A las tradicionales y dolorosas plagas del hambre, las enfermedadesendémicas, la violencia y las guerras, se añaden otras, con nuevas facetas y dimensiones inquietantes»2.
Recuerda Juan Pablo II que hace ya treinta años el Concilio Vaticano II había denunciado con...
tracking img