Aborto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1481 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ABORTO.
1.-LA GRAVIDEZ COMO FETO EN UNA MUJER.
Hasta mediados del siglo XVIII, lo que contiene el útero materno es considerado solo como un apéndice del cuerpo de la madre. El feto es una parte de la mujer. Esa opinión, fue compartida durante muchísimo tiempo por filósofos, teólogos y legisladores. En 1745 el sacerdote, teólogo y jurista Francesco Emanuele Cangiamila ratificaba que “mientrasaun se encuentra en el árbol, el fruto forma parte del mismo”, como “el niño que esta en el útero forma parte de la madre”.
El feto es un fruto que, hasta que no esta maduro, no puede concebirse separadamente de la planta, ya que solo en virtud de la maduración se convierte en una entidad autónoma.
La escuela medica de Salerno, habla de la madre como un campo donde brotan vástagos, cuyas raíces seadhieren a la matriz, de la que reciben nutrientes. Considerar al feto, como entidad autónoma o como algo independiente, tenia consecuencias relevantes.
La gravidez consistía en un momentáneo cambio en el cuerpo femenino y se trataba, sobre todo, de un acontecimiento que tenía que ver con un solo objeto, la mujer. Así que en caso de que se debiera elegir entre la gestante y el nonato, nunca sehabría puesto en el mismo plano la vida de la mujer y la del feto, ya que durante siglos resulto inadmisible la comparación entre un ser formado y otro aun no considerado como tal.
En Esparta, perder el capital madre constituía un daño sustancial, mucho mayor que el causado por la muerte del ser que gestaban, que de todos modos tenia escasísimas probabilidades de sobrevivir dada la altamortalidad infantil.
Al ser considerado solo como un campo seminal, la mujer era la única responsable en caso de esterilidad de la pareja. Los estereotipos vinculados con el sexo afectaban también a la fase anterior al nacimiento; por ejemplo, se consideraba que los fetos femeninos eran más débiles y necesitaban mayor tiempo para desarrollarse en el seno materno.
La visión de la gravidez como feto enuna mujer concordaba con un sistema que durante siglos había considerado de exclusiva pertenencia femenina las prácticas en torno a la gestación en sentido lato (menstruaciones, amenorrea, aborto, parto, destete).
En el siglo XVI el medico solo hacia una intervención que consistía en extraer el feto muerto del cuerpo de la madre. Por lo tanto, eran las mujeres quienes impartían consejos,instrucciones y recetas a las gestantes y a las puérperas, eran ellas quienes ayudaban a parir y a abortar, con los saberes oralmente transmitidos de mujer a mujer y estrechamente ligados a los conocimientos femeninos intrafamiliares de la vida cotidiana. El aborto practicado por la comadrona, a veces por la propia mujer embarazada, muy raramente por médicos.
Lo demás, era materia indisputablementefemenina advertir que se estaba encinta. En épocas en las que el ciclo menstrual era muy irregular sobre todo a causa de la escasa y mala alimentación, era posible diagnosticar una gravidez solo cuando el feto se movía, es decir, en un estado avanzado de gestación. Una mujer que no hubiese comunicado su propia gravidez, no podía ser acusada de haber abortado. El primer movimiento del feto era, el medioa través del que la gravidez se le anunciaba a la madre, incluso a la ciencia, y desde ese momento la gravidez era reconocida socialmente; nos impresiona hoy en día, cuando somos tan adictos a la objetividad científica, la sorprendente variedad de esas señales (el latido de una vena, la aparición de una mancha, un enfriamiento y así sucesivamente).
Hasta la segunda mitad del siglo XVIII siemprese dio por descontado que la decisión de interrumpir la gravidez era de exclusiva pertinencia femenina, desde el momento en que el ambiente social y las instituciones se desinteresaban de todo lo que ocurria entre la concepción y la salida del seno materno. Esto no significa, sin embargo, que el fruto del nacimiento fuese social, económica, y politicamente indiferente; desde siempre, el niño dado...
tracking img