Accidente de chernobyl

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1011 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Comenzó como un día gris y lluvioso de primavera, como tantos otros en mi tierra, y acabó con pavor y luto.
Naturalmente, ninguno de nosotros supo el preciso momento en el que la catástrofe azotó en Chernóbil hace 25 años. Entonces vivíamos en un sistema que denegaba a las personas corrientes derecho alguno a conocer ni siquiera hechos y acontecimientos esenciales, por lo que se nos mantuvo enla ignorancia sobre la radiación que se filtraba desde el reactor destrozado en Chernóbil y volaba arrastrada por los vientos en el norte de Europa.
Pero lo más extraño del desastre de Chernóbil fue -como ahora sabemos- que también se mantuvo en la ignorancia sobre la magnitud del desastre a Mijaíl Gorbachev, secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética. De hecho, puede quefuera eso precisamente lo que acabara condenando el viejo sistema al basurero de la Historia tan solo cinco años después. Ningún régimen basado en un autoengaño ilimitado puede conservar ni una pizca de legitimidad, una vez que se revela la magnitud de su autoengaño.
Como en aquel momento solo llegaron hasta los ucranianos corrientes fragmentos de información fiable, mis recuerdos de Chernóbil sonnecesariamente imprecisos. Ahora apenas recuerdo los primeros susurros espantados sobre el desastre de un amigo de la familia. Recuerdo el miedo que sentí por mi hijita. Siguió en seguida un auténtico torrente de rumores casi histéricos e historias que iban llegando poco a poco sobre el desastre.
Naturalmente, todos aquellos recuerdos siguen indelebles, pero, incluso 25 años después, me resultadifícil relacionar lo que sé de verdad del desastre con el momento en que me enteré de él.
Hoy la fusión de Chernóbil recibe un juicio severo desde los puntos de vista moral y metafísico. Proyecta una oscura sombra sobre la humanidad, que no se había visto desde los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki en 1945.
Pero, a diferencia de la crisis nuclear de Fukushima, en el Japón, la verdaderaenseñanza que se desprende de lo sucedido en Chernóbil no se refiere a la seguridad de las centrales nucleares, sino a la arrogancia y la indiferencia oficiales ante el sufrimiento y un culto al secretismo que permite que solo una pequeña minoría dominante y obsesionada con la estabilidad compartiera la información. Ahora mismo se recuerda a los ucranianos las consecuencias de esa mentalidad... ylo hace un gobierno que ha hecho recortes drásticos en las prestaciones de salud para los hombres que lucharon heroicamente a fin de contener el desastre de Chernóbil.
Entonces, ¿cuál fue la causa de la negligencia con la que se abordó la crisis de Chernóbil? ¿A qué se debió semejante despreocupación arrogante por la salud de quienes vivían cerca de la central, por aquellos hombres y mujeresheroicos que intentaron limitar el desastre (a los que los funcionarios siguen tratando como a títeres) y por los millones de personas que vivían bajo la nube radioactiva que se dispersaba?
La indiferencia gubernamental es un estado mental extraño y anormal, en el que se desdibujan las divisorias entre el crimen y el castigo, la crueldad y la compasión y el bien y el mal. Como me crié en la URSS, séque los dirigentes soviéticos hicieron del desprecio del sufrimiento y de los pruritos morales prácticamente un fundamento de su concepción del gobierno. Los gobiernos que no rinden cuentas casi inevitablemente dejan de preocuparse por la suerte de sus ciudadanos.
¿Puede ser la indiferencia una virtud alguna vez? Naturalmente, en momentos de horror, como el Holacausto y el 'Holodomyr'("genocidio") ucraniano, unas personas aisladas e impotentes pueden envolverse en la indiferencia simplemente para conservar una pizca de cordura, pero, aun en esos casos, no se puede justificarla totalmente y le sigue invariablemente la indecible y persistente culpa de la que Primo Levi escribió tan conmovedoramente.
Sin embargo, la que es en verdad imperdonable es la indiferencia oficial, tal vez porque...
tracking img