Accion penal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4205 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONGRESO NACIONAL SOBRE EL ROL DE LA VICTIMA

LA PLATA, 7 AL 9 DE OCTUBRE DE 2004

COMISION N٥ 2

TEMARIO:

“SU ACTUACIÓN EN EL PROCESO PENAL. ¿QUERELLANTE O MERA VÍCTIMA?”

Conversión de la acción penal pública en privada: una opción disponible que optimiza la tutela judicial de la víctima

Autor:Guillermo Nicora

|Ponencia al Congreso Nacional sobre Rol de la Víctima en el ProcesoPenal |
|(La Plata, 7, 8 y 9 de Octubre de 2004) |
|Comisión Nº 2: “La definición de la víctima en el proceso penal: ¿Querellante o mera víctima?” |

1 Introducción

Se propone aquí una posible vía deescape (que no agota el problema, pero intenta aportar a su solución) a la encerrona causada por la irreflexiva adopción, como respuesta al imperioso reclamo social de eficiencia judicial, de decisiones legislativas como el aumento de tipos y escalas penales, o los intentos de contrarreformas procesales, que, lejos de solucionar los déficits del sistema, los agravan y perpetúan de formainusitada.
Desde una visión apoyada fundamentalmente en la relectura del ordenamiento positivo desde sus raíces constitucionales, se postula la oportunidad, mérito y conveniencia de habilitar en el procedimiento penal, casos de conversión de la acción penal pública en privada, facultando a algunas víctimas a asumir la iniciativa procesal por vía de acusación autónoma, reservando la persecución estatalpara los casos en que sólo la actividad del Ministerio Público permita vislumbrar una expectativa de tutela judicial efectiva para los afectados por el delito.

2 La situación paradojal de partida

La crisis de la Justicia tiene hoy características terminales. Así como en diciembre de 2001 la efervecencia popular se alzó, por vía del “que se vayan todos” contra el divorcio flagrante entrerepresentantes y representados (y no viene al caso analizar aquí si el fenómeno fue o no inocuo, y por qué), este año asistimos, con epicentro en el llamado “fenómeno Blumberg” (al que tampoco es del caso discutir, analizar ni valorar, tomándolo en cambio como un dato fáctico insoslayable) a un notable quiebre de la paciencia popular frente a la falta de respuesta del sistema penal.

Es cierto quetodavía estamos en medio del frenesí legisferante (vivimos en un virtual “estado de reforma permanente” de la legislación penal de fondo y de forma), y que es difícil predecir si el hartazgo popular ante el sistema policial y judicial (que es un hecho verificable, independientemente de lo acertado o erróneo del diagnóstico que le da causa, y del contenido de las propuestas encarnadas en los“petitorios”) terminará produciendo cambios (positivos o negativos) reales y perdurables, o si languidecerá como aquéllos fervores del ocaso del 2001.

Lo que se intenta destacar aquí de este proceso en curso y de final incierto, es que estamos ante una situación paradojal: asistimos a un sostenido aumento de la población carcelaria, a una permanente extensión del catálogo punitivo, a una elevación de lasescalas penales rayana en la desmesura, a un creciente abuso del sentido inconstitucionalmente punitivo de la prisión preventiva, entre otros fenómenos preocupantes; no obstante, este incremento del ejercicio estatal del poder punitivo es acompañado (en forma a primera vista inexplicable) con una “sensación térmica” de creciente impunidad, de creciente sensación de desprotección de la sociedadfrente al fenómeno delictivo.

3 La falta de sintonía como posible explicación

Este fenómeno paradojal puede buscar su explicación en la perversidad autoritaria de ciertos discursos mediáticos para cuyos emisores cualquier grado de represión es poco, en la inadecuación técnica de las propuestas receptadas por los legisladores, en la ausencia de una verdadera política criminal reflexiva y...
tracking img