Acerca de los inicios del cristianismo he visto a roma caer y a egipto morir, y a jesús de nazaret expirar sin saber que en su nombre iba a nacer una secta de poder, traficantes de ilusión, mercaderes de almas rotas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1203 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Acerca de los inicios del cristianismo

He visto a Roma caer y a Egipto morir, y a Jesús de Nazaret expirar sin saber que en su nombre iba a nacer una secta de poder, traficantes de ilusión, mercaderes de almas rotas.

Excluyendo los evangelios [canónicos, apócrifos y gnósticos], en la literatura del siglo i contemporánea a Jesús de Nazaret, apenas hay referencias a su actividad en Israel.Pese a sus muchas enseñanzas y supuestos milagros asombrosos, Jesús es mencionado sólo por un historiador judío, Flavio Josefo, y dos romanos, Tácito y Suetonio.

La obra «Antigüedades judaicas» [95 d.C.; libro xx, cap. ix, sec. i, 200] de Flavio Josefo cita: "[El sumo sacerdote Anano] convocó a los jueces del Sanedrín y trajo ante ellos a un hombre llamado Jacobo [Santiago], el hermano de Jesús aquien llaman el Cristo, y a otros".

Tácito [«Annales», libro xv, 44; 117 d.C.] relata: "Cristo, el fundador del nombre, había sufrido la pena de muerte en el reinado de Tiberio, sentenciado por el procurador Poncio Pilato, y la perniciosa superstición se detuvo momentáneamente, pero surgió de nuevo, no solamente en Judea, donde comenzó aquella enfermedad, sino en la capital misma [Roma]".En «Las vidas de los doce Césares» [121 d.C.; libro v, cap. xxv], Suetonio escribió: "Porque en Roma los judíos constantemente causaban disturbios por instigación de Crestus [Cristo], él [Claudio] los expulsó de la ciudad".

Eso es todo; pero estos cronistas no aportan nada significativo acerca de Jesús como «hijo de Dios», y han servido únicamente para demostrar su existencia. Es evidente que lafalta de más reseñas históricas [de autores no cristianos] indica que Jesús de Nazaret tuvo relativamente muy poca influencia en su época entre sus coterráneos.

Las religiones cristianas afirman que los discípulos de Jesús [que creyeron en él, no como un profeta más, sino como hijo de Dios] instituyeron su doctrina, empleando como punta de lanza el «milagro» de la resurrección y bajo lapremisa de ser la realización de lo que Dios había prometido a Abraham, Isaac y Jacob [patriarcas muy queridos para el pueblo hebreo]. Según la Iglesia, la fuerza del mensaje cristiano se debió especialmente a la actividad misionera de Pablo de Tarso [c. 10-62 d.C.], quien logró su difusión entre los pueblos partidarios de Roma; de este modo, el cristianismo como religión llegó tanto a los judíos como alos no judíos.

La historia ha sido testigo fehaciente de que los primeros tiempos del cristianismo fueron muy duros; la adversidad amenazaba su permanencia. Pese a estar sometidos a una persecución que ponía en riesgo sus vidas, aquellos hombres nunca claudicaron en la defensa de su «fe». Basándose en esto, muchos defensores de la biblia argumentan que lo hacían porque el mensaje de Jesús y suresurrección no eran mitos, sino realidades concretas.

La terrible represión es narrada por el autor de uno de los libros del nuevo testamento de la biblia. "Mientras estaban hablando al pueblo, se les presentaron los sacerdotes, el jefe de la guardia del Templo y los saduceos, molestos porque enseñaban al pueblo y anunciaban en Jesús la resurrección de los muertos. Les echaron mano y lespusieron en la cárcel" [Hechos 4,1-3]; "Echaron mano de los apóstoles y los metieron en la cárcel pública" [Hechos 5,17-18]; "Se desató una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén, y todos fueron esparcidos por las regiones de Judea y Samaria" [Hechos 8,1]; "En aquel tiempo, el rey Herodes echó mano de algunos de la iglesia para maltratarlos" [Hechos 12,1]; "Los presentaron a losmagistrados y dijeron: Estos hombres alborotan nuestra ciudad; son judíos y predican unas costumbres que nosotros, por ser romanos, no podemos aceptar ni practicar… Los magistrados les hicieron arrancar los vestidos y mandaron azotarles con varas… Los echaron a la cárcel y mandaron al carcelero que los guardase con todo cuidado. Éste, al recibir tal orden, los metió en el calabozo interior y...
tracking img