Acta costitutiva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1695 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El conflicto lingüístico valenciano, también llamado Guerra de la Lengua en sus periodos más críticos, parte del ocasionalmente encarnizado debate socio-político sobre la condición última del valenciano, ya sea como una lengua individual —postura que defienden los partidos políticos y grupos sociales afines al blaverismo valenciano—, o bien se trata de una variedad dialectal del catalán, comoafirman, basándose en criterios estrictamente lingüísticos, quienes afirman la unidad de la lengua.

Si bien a nivel lingüístico la condición del valenciano como dialecto del catalán está ampliamente demostrada —según un reciente dictamen de la Academia Valenciana de la Lengua (organismo oficial encargado desde 2001 de elaborar la normativa ortográfica y gramática del valenciano) asumido por laGeneralidad Valenciana, catalán y valenciano pertenecen al mismo sistema lingüístico (o en palabras textuales son una misma lengua)—, también subsiste una puja sobre la denominación de la lengua, ya que el término valenciano en los territorios del antiguo Reino de Valencia es tradicional ya desde el siglo XV.

Contenido [ocultar]
1 Historia del conflicto
1.1 Primera discusión: valenciano olemosín
1.2 Segunda discusión: valenciano o catalán
2 Referencias
3 Enlaces externos


Historia del conflictoPrimera discusión: valenciano o lemosínHacia el siglo XVIII se realizan las primeras compilaciones y vocabularios del valenciano, así el "Diccionario Castellano-Valenciano" de Gregorio Mayans y Siscar (1699-1781), el "Diccionario Castellano-Valenciano" de Anselm Dempere (1727-1799), el"Breve Diccionario Valenciano-Castellano" de 1739, y el "Diccionario Valenciano-Castellano" de 1764, ambos de Carles Ros. También en este siglo se publicarían algunas obras menores como el "Ensayo, Diccionario del Lemosín y Valenciano antiguo y moderno al Castellano", de Manuel Joaquín Sanelo (1760-1827).

Esta labor se prolongará en XIX. En el año 1828 se publica "Ensayo de un DiccionarioValenciano-Castellano", de Lluís Lamarca i Morata, que se inspira en la ortografía del castellano. En 1867 Josep Escrig i Martínez publica su "Diccionario Valenciano-Castellano", también muy castellanizado, si bien en sucesivas ediciones, las aportaciones de Constantí Llombart lo modificaron sustancialmente, al que sigue el "Novísimo Diccionario General Valenciano-Castellano", de 1891, obra de JoaquimMartí Gadea, que sigue los pasos del de Escrig-Llombart. Todas estas aportaciones, en poco ayudarán a la normalización lingüística del valenciano.

Algunos autores catalanes preferían que se le denominara catalán y algunos de los valencianos lengua lemosina (un dialecto de la lengua occitana, emparentado cercanamente con el catalán). Hasta esas fechas la forma general de denominar la lengua entrelos valencianos era valenciano, y este debate ni tan solo trasciende entre el pequeño sector de intelectuales regionalistas de Valencia.

En el año 1915 Lluís Fullana i Mira publica una "Gramàtica elemental de la llengua valenciana", en el cual no adoptó una posición convergente e intermedia de las normas ortográficas del Instituto de Estudios Catalanes con soluciones ortográficas dialectales;este autor por ejemplo no postulaba por una denominación común que coincidiera con un gentilicio (catalán, valenciano, balear, etc...), y su propuesta era la denominación de llemosí.

Varios fueron los factores que llevó a algunos autores valencianos a echar por tierra esa teoría, entre ellas la poca filiación filológica con el limosín auténtico.

Segunda discusión: valenciano o catalánAlcarecer de instituciones propias, no hubo normativas oficiales hasta acabada la etapa del franquismo, pero anteriormente hubo distintas propuestas algunas con más apoyo que otras. Entre ellas las de Escrig-Llombard, adoptadas por Lo Rat Penat desde 1888. Desde 1913 las propuestas del Centro de Cultura Valenciana (posteriormente RACV) fueron también meridianamente populares. Desde 1932 hasta nuestros...
tracking img