Actos de desagravio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1027 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Actos de desagravio.

Con la gracia de Dios, con nuestra lucha y con la ayuda de todos, vamos realizando en nuestra vida la identificación con Cristo y es un trabajo de toda la vida.

Cada día que pasa, el alma contemplativa se asemeja más y más a Jesucristo, se configura más profundamente con El mediante la oración y la recepción de sacramentos.

El alma se endiosa: ¡su vida nuevacontrasta tanto con la de antes, y con la que a su alrededor encuentra tantas veces[1]. Pero sabe que sólo en el Cielo esa identificación será completa.

Mientras caminamos, sentiremos el peso de la flaqueza: miserias que sanar, puntos de lucha, defectos de carácter quizá aparentemente superados y que de pronto parecen cobrar más fuerza, llamadas de la gracia a las que no sabemos corresponder congenerosidad...

Pero también tenemos al alcance de la mano el remedio oportuno: la contrición, los actos de desagravio, que constituyen una de las Normas de siempre de nuestro plan de vida.

Como consecuencia de esa ley del pecado que llevamos dentro, puede ocurrir que, después de muchos años de servicio a Dios, después de llegar a la madurez luchando por vivir bien las Normas, alguien sienta, depronto, de un modo especialmente vivo, toda la miseria de que estamos hechos:

Por ejemplo:

La obediencia, puede volverse un deber insoportable, que tropieza con un impulso incontrolado de rebeldía.

El espíritu crítico, que parecía definitivamente dormido y superado, renace cortante y lleno de amargura.

Los pequeños detalles de la entrega se conviertan en algo sumamente costoso.

Elcorazón puede verse atraído por cosas a las que había renunciado, y guardarlo entero para Dios supone una lucha y esfuerzo continuos.

Los defectos del carácter -los propios y los de los demás- apareciesen con otro relieve, agigantados, hasta resultar difíciles de sobrellevar.

Primero, estar dispuestos y pedirle al Señor ser capaces de pedir ayuda.

Hemos de estar prevenidos, porque existe elpeligro de reaccionar de un modo humano, y las consecuencias…

La tentación de que el culpable es el otro (al ambiente exterior o a determinadas circunstancias). El alma cierra el camino de la humildad, que es el que le habría de llevar a Dios, y no se deja ayudar. En consecuencia, los propósitos de mejora resultan una y otra vez ineficaces; y desemboca en una inquietud que quita la paz, laserenidad y la alegría.

El Señor nos quiere serenos, alegres. La lucha ascética que nos pide no es la que desemboca en el desasosiego y en el escrúpulo, sino otra muy distinta que llena de paz. Y cuando falta, debemos buscar la raíz de esa ausencia, y esa raíz es la soberbia.

Segundo y muy unido
El modo de proceder, en tal situación, no consiste en redoblar los esfuerzos y continuar luchando abrazo partido, el camino, por así decirlo, es el inverso. Se trata de ahondar en los cimientos, de volver a poner como base de toda la lucha ascética una profunda y verdadera humildad.

Mientras no haya ese reconocimiento absoluto e incondicionado de las propias faltas, es inútil redoblar el esfuerzo de la lucha, porque Dios resiste a los soberbios y a los humildes da su gracia (7). Sólo apartir del arrepentimiento sincero, de la contrición profunda, llega la serenidad, la paz y la alegría.

Tercero, otra tentación es
Reaccionar admitiendo como algo inevitable: en el fondo, eludiendo la responsabilidad, disculpándose. De este modo alguien podría llegar a alcanzar una tranquilidad relativa; pero se trataría de una apariencia de paz, nunca del gaudium cum pace fruto de la humildad, dela verdad.

Por eso, nuestro modo de reaccionar ante las propias faltas debe ser el de humillarnos, pidiendo perdón a Dios con un arrepentimiento sincero. Dolor sincero, como el hijo pródigo de la parábola: padre, pequé contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros. Y el Señor, que está cerca de los que tienen el corazón contrito,...
tracking img