Adalberto ortiz-juyungo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (818 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ADALBERTO ORTIZ (1914)
Nació en la ciudad de Esmeraldas, un puerto sobre el Pacífico de población preponderantemente negra.

Or¬tiz estudió en la capital del Ecuador, en donde se graduó deprofesor normalista. Durante esos años, y más tarde en 1940, gracias a las entregas literarias del diario "El Telégrafo", extendió su prestigio de autor de cantares ne¬gros y mulatos por los círculosintelectuales de todo el país. En 1942 obtuvo con "Juyungo" el premio nacional de novela, en un con¬curso promovido por el Grupo "América" de Quito. En 1945, sus poemas de "Tierra, son y tambor" alcanzaronel segundo puesto entre los libros publicados ese año en la ciudad de México, y algunos de ellos aparecieron poste-riormente en antologías internacionales. La producción de Ortiz no ha ido abundante,pe¬ro tampoco ha declinado: "Camino y puerto de la angustia", poemas (1946); "La mala es¬palda", cuentos (1952); "El animal herido", compilación de todos sus poemas (1959); "El espejo y la ventana",premio nacional de no¬vela en un concurso promovido por los perio¬distas del Ecuador (1964). Algunos de los tra¬bajos de este autor han sido traducidos a otras lenguas: francés, checo, alemán,ukraniano, italiano, búlgaro, etc.

A más de las actividades literarias Ortiz ha ejercitado las de pintor, pro¬fesor de colegios, diplomático y funcionario de la educación pública ecuatoriana.

Hayalgo muy definido y constante en su producción de escritor: la revelación de las calidades anímicas de su doble ancestro. Po¬demos observarlo a través de sus mejores creaciones poéticas y narrativas. Enefecto, en "Tierra, son y tambor" se reflejan las emocio¬nes de su origen negro y blanco, pero además el alma de su propio pueblo, que vive en la planicie selvática de Esmeraldas, a orillas del marPacífico. En un lenguaje de admirable plasticidad, y con un dominio hábil de las for¬mas simples y populares del verbo castellano, deja apreciar, primeramente, las raíces senti¬mentales de su dual...
tracking img