Adiccion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3891 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Adicción Claudia Gray
PROLOGO LA HELADA COMENZÓ A ACERCARSE LAS PAREDES. Traspasado, miré las líneas de cordón de helada su camino a través de la piedra del cuarto de registros de la torre del norte. El patrón barrió el piso, cubriendo la pared, aún glaseando el techo con algo escamoso y blanco. Unos cristales pequeños, plateados de nieve colgaban en el aire. Era todo delicado y etéreo - ycompletamente poco natural. El frío del cuarto cortaba profundamente sobre mi piel, bajando por mi medula. Si sólo no hubiera estado solo. Si alguien más pudiera haber estado allí para verlo, podría haber sido capaz de creer que era verdadero. Podría haber sido capaz de creer que estaba seguro. El hielo crujió tan fuerte, salté. Miré, mis ojos quedaron muy abiertos y mi aliento se transformo en jadeosdelgados, rápidos, la helada que graba con el agua fuerte su camino a través de la ventana oscureció la vista del cielo de la noche de afuera, bloqueando la luz de la luna, pero de algún modo yo todavía podía ver. Ahora, el cuarto poseía su propia luz. Todas las líneas de helada sobre la ventana rompieron su camino y que, no al azar, pero en un modelo misterioso, crearon una forma reconocible. Unacara. El hombre helado me miró fijamente. Sus ojos oscuros, enfadados fueron tan detallados que pareció como si él mirara a través de mí. La cara en la helada era la imagen más viva que yo alguna vez había visto. Entonces el frío apuñaló mi corazón cuando comprendí: Él realmente miraba a través de mí. Por una vez, yo no había creído en fantasmas – Adicción Página 4
Capítulo Uno En la medianoche,llegó la tormenta. Los nubarrones se deslizaron a través del cielo, tapando las estrellas. El acelerado viento me enfrió mientras un par de pelos de mi rojiza melena flotaban a través de mi frente y mis mejillas. Me puse la capucha de mi chubasquero negro y metí mi mochila mensajera debajo de él. A pesar de la tormenta que se avecinaba, los terrenos de Medianoche seguían sin estar completamenteoscuros. Solo lo conseguiría la total oscuridad. Los profesores de la Academia Medianoche podían ver en la noche y escuchar a través del viento. Todos los vampiros podían. Claro, en Medianoche, los profesores no eran los únicos vampiros. Cuando empezase el curso dentro de un par de días, los estudiantes llegarían, la mayor parte de ellos igual de poderosos, ancianos e inmortales que los profesores.Yo no era ni poderosa ni anciana, y seguía estando bastante a salvo. Pero era una vampira, en cierto modo – hija de dos vampiros, destinada a llegar a ser uno de ellos finalmente, y con mi propio apetito de sangre. Antes me deslicé delante de los profesores, confiando en mis propios poderes para ayudarme, al igual que la chiripa. Pero esta noche estaba pendiente de esta oscuridad. Quería quecubriese lo máximo posible. Supongo que estaba nerviosa por mi primer robo. La palabra “robo” hace que suene bastante ordinario, como si solo fuese a irrumpir en el establo de la señora Bethany y saquear el lugar buscando dinero o joyas o algo. Tenía razones más importantes.
Las gotas de lluvia empezaron a golpetear mientras el cielo se oscurecía a lo lejos. Corrí a través de los terrenos echando unpar de miradas hacia las torres de piedra mientras me iba. Mientras me deslicé a través del resbaladizo y mojado césped hasta el cobrizo tejado del establo de la señora Bethany. Sentí el enfermizo punto de vacilación.”¿En serio?” ” ¿Vas a irrumpir en su casa?” “¿Irrumpir en la casa de alguien?” Si incluso no te bajas música que no hayas pagado.” Era bastante surrealista, alcanzando el interior demi mochila y sacando mi tarjeta de la biblioteca plastificada para otro uso que el de sacar libros. Pero estaba decidida. Lo haría. La señora Bethany dejaba la escuela tal vez tres noches al año, lo que significa que esta noche es mi oportunidad. Deslice la Adicción Página 5
tarjeta entre la puerta y el marco y empecé a hacer palanca a la cerradura. Cinco minutos más tarde, seguía meneando la...
tracking img