Adicciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7744 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN Si partimos de la definición de adición, tenemos: apego o acostumbramiento a personas, elementos, medicamentos, doctrinas, objetos o conductas que llevan a una persona a perturbarse psíquicamente y llegar a la destrucción física como individuo y como partícipe de una sociedad. Dentro de las adiciones hay una escala que va de las más nocivas a las menos destructivas. En esa escalapartimos desde las drogas, alcoholismo, tabaquismo, juego, comida, sectas, sexo, trabajo, y todo lo que se haga en forma compulsiva y sin poderlo controlar desde nuestro propio yo. Las adiciones son consecuencia de una sociedad perturbada y violenta que pueden demoronar a las mejores familias y deja a su paso solo ruinas. De repente se desata la violencia y la desazón de un adicto en la familia y elproblema de no saber como reaccionar. La peligrosidad de las adiciones, como enemigo común a enfrentar por el grupo familiar, debe encontrarlos unidos para vencer, defendiendo sus cuerpos y sus cerebros. DROGAS La droga en la antigüedad Hasta el final del siglo XIX el uso de la droga estaba poco difundido. La toxicomanía era un problema de dimensión personal y generalmente mostraba una patologíaindividual. Algunas grandes celebridades del mundo literario, especialmente, se hicieron verdaderos mensajeros de la toxicomanía. Veían en el opio, consumido especialmente bajo la forma de Hachís, una fuente de inspiración, un medio para alimentar su sensibilidad. Baudelaire tal vez haya sido la figura más representativa entre esos artistas que se alimentaban con opio para mantener su hambre deilusiones y para nutrir sus sueños. Algunos en el campo médico utilizaron morfina y cocaína (supuestamente Freud). Pero eran casos especiales y el acceso a las drogas eran casos especiales, reservado a pequeños grupos de personas. Estos grupos no llegaban a formar escuelas para que otros los siguieran. Además estaban aquellos que vivían constantemente perturbados mentalmente. Antes que elpsicoanálisis haga su aparición al finalizar el siglo XIX, y antes que la psiquiatría entre en auge, la patología del espíritu llevaba a algunos psicópatas a recurrir a los tóxicos con la esperanza de huir de sus males, ya sea de orden depresivo o excitante. En tales condiciones la droga era condenada moralmente en el caso de los artistas, y contaba con la censura social en el caso de los enfermos, siempreteniendo la sociedad la tendencia a despreciar a los que reconocía como psicópatas. El mundo de los tóxicos era el mundo de los perdidos, ya sea por propia voluntad, o por esa fatalidad que marca el destino de los psicópatas que no tenían otro recurso para escapar de sus males. La relación entre la patogenia y la toxicomanía era muy estrecha. La toxicomanía estaba unida a las condicionesindividuales de vida. No tenía nada que ver con el flagelo social que posteriormente llegó a ser. La droga en la actualidad A partir del siglo XX, y especialmente en el último cuarto de siglo, el problema d ella droga adquirió otras proporciones. Ya no está relacionado solamente al individuo, prisionero de la toxicomanía como conclusión de una aventura personal, sino que asumió una dimensión social y, ademásla patología es toda la sociedad.

1

En una sociedad que sufre por haber perdido todos los valores que podrían orientar un proyecto de vida; que se volvió insensata, pues se diluyó el sentido de la existencia en una necedad crónica y en un absurdo del cual Kafka, entre otros, mostró hasta qué punto hace insoportable la vida; en una sociedad que lleva en sí el miedo, pues la violencia seinstaló en ella en todos los niveles, los hombres dejaron de creer en la vida. La realidad es demasiado dura para soportarla, hay que huir de ella, encerrándose en sueños de paraísos artificiales y que permitirán seguir viviendo en otro mundo bello, y lleno de extrañas maravillas. En esta sociedad, el viaje fuera del mundo implacable y fuera de sí y de su desdicha se convirtió en un recurso...
tracking img