Administraccion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 52 (13000 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El libro del no amor, 20 años después

El libro del no amor

Dr. Hugo Finkelstein

Hugo Finkelstein

El libro del no amor, 20 años después

Prefacio
Hace veinte años, en el despertar adolescente de mi vida, pensaba que nada era más importante que el amor. Desde entonces, viví para hallarlo. Al principio, como un bebé acostado en su cuna boca arriba, pensaba que el mundo sólo era untecho blanco y cuadrado. Cuando logré sentarme, descubrí que alrededor pasaban otras personas y más cosas. Cuando logré gatear, legué hasta una puerta que me ocultaba otro mundo que sucedía afuera. Cuando logré incorporarme, la abrí con la esperanza de encontrar una vida que me gustase más que la que había conocido hasta entonces. Pero lo que viví, ni me gustó, ni lo quise. El amor era sufrimiento,dolor, angustia, esclavitud, indiferencia, posesión, dependencia, mentiras, vanidad, competencia y un implacable destino de soledad. Entonces pensé que el amor no era lo más importante: La gente se amaba con un amor que destruía. Durante los siguientes quince años, investigué sus mecanismos y me convertí en un psicoterapeuta. Hace unos años decidí volver al cuarto y encerrarme; bajé laspersianas, encendí la luz de la lámpara y me monté los lentes sobre la nariz en una actitud que consideré definitiva. Había fracasado.

Dr. Hugo Finkelstein

Un día, vino a mi consultorio una mujer con ese sello del sufrimiento en el rostro, que había visto en tantos rostros, durante tantos años. La única técnica que utilicé fue no utilizar ninguna. Pasé largas horas a su lado sin hablar, sin tocarla.Pedía a Dios que me ayudara, para ayudarla. Una mañana levantó la cabeza y, mirándome a los ojos, me dijo: - Sufro porque no sé amar. Jamás había escuchado esa frase. Por primera vez alguien confesaba que no amaba. Todos quienes conocí habían sido víctimas del amor, incluso yo. Entonces comprendí que el amor que proclamábamos era un amor falso. Pero ¿cómo diferenciar el falso del verdadero? Yella dijo simplemente: - El amor no es sufrimiento. “Eso” que hace sufrir no es amor. Me sentí tan fresco como hace veinte años, lleno de esperanza, porque había comprendido. Hubiese querido correr por las calles y gritarlo: “Lo que pasó es que ¡no amé!... ¡no amé! ¡no amé! ¡no amé!” Este libro es un breviario del amor que he conocido: El amor falso e impostor... el no amor.

El libro del no amor,20 años después

1
En un campo de prisioneros condenados a muerte, cierto día, sigiloso, apenas murmurando, se acercó un hombre a una desgraciada mujer y dijo: -Sé cómo escapar de este infierno. Sólo tengo una duda: cómo alimentarnos durante el viaje de regreso. Saltar el muro, burlar a los guardias, esperar la noche, todo está planeado. Pero largos serán los días de andar sin probar bocado.Si se te ocurre qué hacer para no morir de hambre, ven a verme; nos habremos salvado. Al día siguiente, el hombre volvió y dijo: - No debes desanimarte. Come la mitad de tu mendrugo y la otra mitad deberás enterrarla para alimentarnos una vez que nos hayamos fugado. Durante seis meses, medio mendrugo fue enterrado diariamente en un pozo hábilmente preparado. Llegado el día prometido, la hora departir se aproximaba, a medida que el sol caía hacia el poniente. -¡En unas pocas horas serían libres para siempre! Fue hacia el pozo del alimento, sacó las ramas y hundió las manos, mas nada había. -Bien vale medio mendrugo diario seis meses de esperanza, - pensó. Del campo de muerte de la soledad

Dr. Hugo Finkelstein

no se puede escapar sola y, para ello, se necesita ilusión. ¿Vale mediomendrugo diario seis meses de esperanza?

2
Soy libre... ¡Libre! ¡Libreeee!
(y ahora, ¿qué hago?)

3
Y bien, se acabaron los pretextos. Nunca más podremos decir: -¡Por tu culpa! ¡Por tu grandísima culpa! Llegó la hora de la verdad. Por fin sabremos si somos tan irresistibles; imprescindibles y geniales... o sólo un par de necios, estúpidos y engreídos.

4
... Todo ha terminado.

El...
tracking img