Administración

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1451 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las consecuencias de la guerra

HANIF KUREISHI - 31/07/2005

Las consecuencias de la guerra
Ya no sabemos lo que es ser persona religiosa, y así estamos desde hace un tiempo... Durante los últimos dos siglos, las personas sensatas y juiciosas de Occidente han criticado nuestras religiones y nuestras convicciones religiosas por carecer, a su juicio, de suficiente enjundia, sustancia y fuerza.Actualmente, tales religiones exigen poco al individuo y - lo que constituye, a mi modo de ver, una perspectiva acertada- desempeñan un exiguo papel en nuestra vida política. Como la familia real inglesa, suelen mostrar incluso ribetes cómicos y recordarnos ideales y modelos teñidos de un autoritarismo que ya no reverenciamos. No obstante, los verdaderos creyentes, en la lógica de la sumisión yobediencia a sus ideales políticos y morales, y a los absolutos designios de Dios, nos aterrorizan en estos momentos hasta el punto de tornarse incomprensibles a nuestras mentes. Así las cosas, cabrá convenir en que esta fe representa para nosotros un peligro y, ciertamente, no nos complace pensar que podamos compartirla en mayor o menor medida. Más bien, y ante su singular desafío, a nuestroprogresismo y amplitud de miras puede costarle trabajo metamorfosearse para poder plantear una postura de oposición coherente y, en definitiva, puede costarnos un esfuerzo ímprobo sopesar adecuadamente el precio que podríamos tener que pagar por ello... La verdad es que tampoco podemos imaginarnos siquiera lo que es arder de indignación, presa del sentimiento de injusticia y opresión, perpetrar actosnacidos de este impulso, sacrificar nuestras vidas en aras de una causa, hallarnos tan desesperados y resueltos a alcanzar nuestro objetivo. Pensamos que tales actos son locos e insensatos,indiscriminados y criminales, más que atribuibles a un intercambio claro y evidente de violencia recíproca... El candente sentimiento de injusticia que numerosos jóvenes pueden experimentar al acceder a laadultez, caracterizada por el doble rasero y la falsedad, nos impresiona a los que somos más cínicos y avispados. Sin dejar de tener este rasgo por una actitud encomiable, experimentamos un sentimiento de inequívoca incomodidad. Hace tiempo que la sociedad de consumo ha trocado sus ideales morales por otros placeres y satisfacciones, y una de las cosas que deseamos exportar - disfrazándola de libertad ydemocracia-es ese mismo consumismo, si bien nos guardamos de hablar de las consecuencias - adicciones, alienación, atomización o desintegración social- de perseguirlo. Asimismo, nos complace creer que podemos hablar sobre todo, pero somos renuentes a considerar tanto nuestras propias muertes como el mismo significado del asesinato. Terribles actos de violencia en nuestro propio vecindario no muydistintos de terribles actos de violencia que suelen subcontratarse y se perpetran en las áreas más pobres del Tercer Mundo- dan al traste con la plácida noción de la guerra virtual que primorosamente hemos concebido a fin de vencer el pensamiento de
http://wwwd.lavanguardia.es/Vanguardia/Publica...GINA=788&ID_FORMATO=9&PARTICION=416&SUBORDRE=3 (1 de 3)31/07/2005 23:28:12

LOS GOBIERNOSalientan a las personas a que se comporten de una manera que estas últimas saben que es moralmente equivocada

HANIF KUREISHI - 00:00 horas - 31/07/2005

LA VANGUARDIA DIGITAL -

la muerte. Las guerras virtuales son conflictos en los que uno puede matar a otros sin necesidad ni de presenciar sus muertes ni de asumir responsabilidad alguna por ellas. Se nos dijo que la guerra de Iraq sería rápida ymoriría poca gente. Es más, que las víctimas de la acción bélica en su suelo nos recibirían con flores y besos. Así, George W. Bush dijo al predicador evangélico televisivo Pat Robertson: "¡En absoluto! ¡No tendremos ninguna víctima!". Es como si creyéramos que apretando un botón y liquidando gente muy alejada de nosotros no experimentaremos sentimiento alguno de culpa o aflicción... en lo que...
tracking img