Admon de empresas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2097 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gabriel García Márquez: Crónica de una muerte anunciada

Asombra comprobar la escasez de estudios críticos sobre Crónica de una muerte anunciada, la última novela de Gabriel García Márquez, que apareció en mayo de 19811, tras un paréntesis narrativo de seis largos años. Nos proponemos con este articulo contribuir a subsanar, en parte, esta laguna dentro de la abundantísima bibliografia en tornoa la figura y obra de Gabriel García Márquez. Como había sucedido con su obra anterior, El otoño del patriarca, la novela era esperada con expectación por parte de los millones de lectores del nobel colombiano, que se preguntaban si el autor sería capaz de mantener el nivel marcado por sus dos grandes creaciones. A este reto se superponían las mismas palabras del escritor, plasmadas en unaentrevista concedida a Ernesto González Bermejo, que recogió Triunjó en noviembre de 1970. Ante la requisitoria del periodista, el escritor no duda en pronunciarse de manera rotunda:
«-—Hay algo más: no voy a escribir más novelas. --—¿Cómo es eso? Se mc -acabó el carbón, viejo. El ovoúo del patriarca cierra el ciclo de la soledad: un viejo dictador, solo en palacio, entre sus vacas: ya no se puedepedir más soledad. No tengo pensado ningún tema para nuevas novelas. • ¿Qué escribirás? Cuentos: tengo unas cien ideas dc cuentos. Escribiré muchos. Y quiero hacer 2. otra cosa: reportajes novelados...,,

Y precisamente como reportaje novelado está concebida esta última novela, que ha necesitado un lento proceso de maduración, en consonancia
2 Recogido por Gabriel García Márquez. Ed. de PeterFarle. Madrid, Taurus, 1981, p. 261. Aizales de li¿e,-atura hispanoamericana, núm. 12. Ed. Univ. Complutense, Madrid, 1953.

Barcelona, Bruguera.

182

Maria del Milagro Caballero Wangúe,nert

con la habitual manera de hacer de Gabriel García Márquez: «en realidad —dice en una entrevista concedida a Plinio Apuleyo Mendoza— nunca me ha interesado una idea que no resista muchos años de abandono.Si es tan buena como para resistir los quince años que esperó Cien años de soledad, los diecisiete de El otoño del patriarca y los treinta de Crónica de una muerte anunciada no me queda más remedio que escribirla» 3. Declaraciones contradictorias, obviamente, pero que reflejan la complejidad de la creación literaria y las diversas alternativas por las que atraviesa su creador. Si, como GarcíaMárquez ha reconocido, todo escritor no produce más que un solo libro durante su vida y el suyo es el de la soledad4, Crónica de una muerte anunciada entronca con sus novelas anteriores, formando un todo coherente con ellas, ya que la soledad vuelve a constituirse en leitmotiv determinante, aunque de modo diverso. En cuanto a su génesis, en el texto anteriormente citado, el colombiano alude a lastrabas que contribuyeron a dilatar la plasmación de su novela: trabas de tipo personal: el suceso que centra la trama es real, acaeció en 1951 y estaba relacionado con su familia a la que no quiso involucrar; y trabas de tipo literario, que no se solventaron hasta que, con el paso del tiempo, se vislumbra un enfoque técnico adecuado. En efecto, Crónica de una muerte anunciada comienza por un elementollamativo elegido como eje, que posteriormente será completado con informaciones provenientes de distintos puntos de vista. Este eje estructurador viene dado por la muerte del protagonista, muerte a la que se ha despojado de toda posibilidad de suspense. El primer capítulo se abre así:
«El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5,30 de la mafiana, para esperar el buque en quellegaba el obispo>~5.

Y se cierra con palabras que no dejan ningún resquicio de esperanza al lector:
«No se moleste, Luisa Santiaga —le gritó al pasar—. Ya lo mataron»6.

A partir de aquí los cuatro capítulos restantes completan el hecho desde distintos ángulos, a modo de crónica investigadora7, llevada a cabo unos veintisiete años después del suceso, por uno de los amigos del muerto que...
tracking img