Agentes del caos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 218 (54293 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
AGENTE DEL CAOS
Norman Spinrad

«Todo conflicto social es un escenario en el cual actúan tres fuerzas antagónicas entre si: el orden constituido, por un lado; la oposición, que persigue el derrumbe de dicho orden para reemplazarlo por el suyo propio, por otro lado; y la tendencia hacía un aumento de la entropía social que genera todo conflicto social. En este contexto, esta última puede serconsiderada como la fuerza del caos.» GREGOR MARKOWITZ, La teoría de la entropía social.

1
Boris Johnson descendió con paso liviano y descuidado de la cinta más lenta de la calzada móvil. Caminó por la acera. La mole del nuevo Ministerio de Custodia, blanca y fríamente inhumana, se alzaba delante de él, separada de la acera por una amplía franja de césped que la rodeaba por completo. Frente a laescalinata del Ministerio se encontraba una pequeña tribuna, alrededor de la cual se había congregado una multitud, si es que se podía aplicar ese término al grupo de Protegidos, de rostros plácidos e indiferentes, que se encontraban allí. Johnson estimó su cantidad en tres o cuatro mil hombres y mujeres, indudablemente arreados hasta el Ministerio por los Custodios para efectuar la ceremonia.Permanecían de pie, a la espera, sin siquiera conversar entre si ni moverse. Al igual que todas las concentraciones de Protegidos de la Hegemonía, constituían más bien una masa inerte de gente y no una verdadera multitud. Johnson notó que los Protegidos hablan sido confinados a un sector relativamente pequeño, cerca de la escalinata del Ministerio, y que estaban rodeados por un semicírculo deCustodios de rostros severos y ataviados con sus uniformes de gala. Parecían gorilas afeitados en traje de noche. Con esta disposición, la gente que había estaba amontonada en un espacio pequeño, a pesar de haber mucho más lugar disponible sobre el césped. Hasta aquí todo iba bien. Deambulando tranquilamente, con una indiferencia que contrastaba violentamente con la expresión tensa que suponía reflejadaen su rostro firme, Johnson franqueó el circulo de Custodios que rodeaba a la multitud. Pasó delante de las narices de uno de ellos un hombre alto y corpulento, de profundas marcas de hostilidad y desconfianza permanentes grabadas en su rostro de ojos crueles. Saludó al Custodio con un movimiento indefinido de la cabeza; era un gesto de reconocimiento que concordaría con su propio atuendo gris,que lo sindicaba como perteneciente al Ministerio de Mantenimiento. El rostro del Custodio se resquebrajó en una sonrisa fría y ofidia, y Johnson le retribuyó una mueca igualmente sincera.

Página 1 de 101

Mientras se abría paso hacía la tribuna, Johnson comprendió por qué los Protegidos habían sido amontonados de esa manera en un espacio tan innecesariamente pequeño. Un móvil de televisiónse había instalado en una calle, dos niveles más arriba, a unos diez metros del nivel cero, conectada al Ministerio por medía de una rampa. Filmarían la ceremonia de dedicación por encima de las cabezas de la gente ubicada en el parque sobre el nivel cero, para dar así la ilusión de que un público enorme rodeaba el edificio. Johnson rió para sus adentros, sin modificar su expresión neutral eindiferente. Esa era una muestra típica del sobrecontrol que ejercía la Hegemonía. Al observar más detenidamente todo el montaje, descubrió que en realidad era una escenografía cuidadosamente preparada para las cámaras de televisión que retransmitirían el discurso de Khustov en vivo a todas las bóvedas que había en Marte, y luego, en película, a todos los demás planetas de la Hegemonía. Todo estabaplaneado para lograr el máximo efecto: los uniformes de gala de los Custodios, adornados de azul, dorado y negro, que no se usaban casi nunca; la ilusión óptica de una multitud enorme; los muros del Ministerio, blancos, extensos y sin ventanas, que caían como un gran telón de fondo enmarcando la tribuna, y la enorme bandera de la Hegemonía, con sus nueve círculos concéntricos dorados sobre un fondo...
tracking img