Agua y estructuras de regadío de herencia nazarí

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8008 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AGUA Y ESTRUCTURAS DE REGADÍO DE HERENCIA NAZARÍ: CONTINUIDAD/DISCONTINUIDAD EN ANTEQUERA (MÁLAGA)
José Juan Cobos Rodríguez
Ldo. Historia Medieval Con el agua hicimos brotar plantas de toda especie [...] hicimos salir jardines de vides, olivos y granados semejantes y diferentes. Corán, 6, 99.

INTRODUCCIÓN En las siguientes líneas queremos seguir al agua dentro de un análisis desde sus víasnaturales hacia las zonas de cultivo a través de la guía de ciertas estructuras, adentrándonos en los factores de continuidad y discontinuidad de este esquema tras la toma castellana (1410). Con el término nazarí no nos referimos al origen del proceso a estudiar, sino al momento justamente anterior a la conquista que deja como herencia un paisaje y unos elementos distintivos del mismo. En estaprimera aproximación al tema hemos utilizado diverso material documental posterior a lo nazarí que hace referencia a una organización económica, la castellana, que parte de una realidad, de un espacio inmediatamente anterior1. Estos datos se ven completados con referencias historiográficas y con el conocimiento del paisaje actual y de su evolución histórica. IMPORTANCIA DEL AGUA Y SU APROVECHAMIENTOECONÓMICO El marco geográfico a tratar posee un gran dinamismo ante la larga tradición de contacto con distintas sociedades que lo han poblado en un amplio proceso histórico donde la presencia del hombre inevitablemente ha sido fundamental. El agua

1. Barceló, 1988, pág. 195: «Incluso cierta documentación es susceptible de ser utilizada regresivamente; es decir, aprovechar su informacióncronológicamente posterior, para reconstruir los espacios sociales anteriores». [El formato elegido para las notas es el de «autor-fecha-página» que se refieren a la bibliografía que figura en el presente trabajo].

150

JOSÉ JUAN COBOS RODRÍGUEZ

en este mismo marco se muestra muy ligada a la tierra y a todas esas culturas. La gran potencialidad agrícola y los abundantes recursos hídricos suponenfactores relevantes para un mundo rural, ya en la Edad Media, extendido en torno al hisn y mad1 na de Antequera/Antaq1 ra2. El agua como agente determinante, en su abundancia y en su escasez, posee la firme capacidad de configurar un paisaje concreto. Su extenso y diverso papel al servicio de las necesidades del hombre en lo urbano y/o en lo rural (alimento, riego, ritual, defensa, higiene...)merecería ser contemplado en un detenido estudio ante la riqueza hidráulica de la zona. Partiendo, para nuestro caso, de ciertos rasgos físicos ligados al agua, como el corto número de días de lluvia al año (la sexta parte del total), su carácter estacional (otoño-primavera), torrencial (inundaciones 3), irregular en el espacio en forma de «mosaico» y la sequía estival 4, vemos que se hace necesaria lapresencia del agua para mantener ciertos cultivos en determinados periodos del año, si defendemos que el clima de época nazarí es semejante al actual, sin diferencias acusadas en temperaturas o en pluviosidad 5. La respuesta a las lluvias, como sucede con el agua que nace al pie de la sierra al sur de la ciudad y que da lugar al Río de la Villa, calculada en este terreno permeable, ocurre cuatrosemanas tras producirse las mismas, con una capacidad de regulación en torno a 70 días. El 85% ha conseguido llegar a la superficie de forma natural hasta que la demanda impuso los sondeos 6. Así, el régimen de lluvias y la posibilidad de contar con agua suficiente en verano forman un adecuado eje hidrológico7. Las citas halladas en la historiografía sobre el regadío andalusí en la vega antequerana sonescasas. Se defiende su corta relevancia8 y una agricultura de secano de bajo rendimiento con dos o tres épocas al año para siembra, siega y arado 9, propia de zonas llanas. Sólo se ve la influencia árabe en las mejoras introducidas
2. En estos términos aparece Antequera calificada ya en Al-Idr s , 1988, trad. pág. 195, ed. pág. 53, [204]. 3. Un cortijo es abandonado al perderse año tras año la...
tracking img