Agustin. un corazón inquieto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (909 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un corazón inquieto.

Agustín, obispo de Hipona se caracterizó por ser alguien que durante su vida buscó la verdad, tenía un corazón inquieto, que no iba a descansar hasta encontrar lo que buscaba.Estudió retórica en Cartago y fue en ese lugar donde la lectura del Hortensius de Cicerón, despertó su espíritu filosófico, descubrió el concepto de filosofía como búsqueda de la verdad que puedehacer feliz al hombre.
Esta búsqueda lo lleva al maniqueísmo, que se presentaba como una doctrina puramente racional que no exigía fe sino que ofrecía demostración. Después de nueve años en lasecta se desilusiona al ver tristemente que el maniqueísmo no lo llevaría a la verdad. Así que se orienta hacia el escepticismo de los académicos.
Después de haber sido profesor de retórica enCartago y en Roma, se dirigió a Milán donde la influencia del obispo Ambrosio comenzó a liberarle de sus prejuicios contra la doctrina cristiana, a tal grado que se convirtió al cristianismo y formó unacomunidad monástica, fue ordenado presbítero, luego obispo auxiliar de Hipona y a partir del año 396 titular de la sede.
Escribió mas des 300 obras, entre estas destacan: la Trinidad, contralos maniqueos, contra los académicos, contra los donatistas, sobre la gestión de Pelagio, la gracia de Cristo y el pecado original, la ciudad de Dios y las confesiones. Deéste último, tomaré dos temas, la voluntad y el tiempo, tratados en el libro VIII y XI de esta obra.
Agustín habla, en el libro VIII, de lo mucho que le cuesta asumir la fe cristiana, de lasimplicaciones que le conllevan el haber aceptado la fe, el tener que cambiar algunos aspectos de su vida, cosas que le cuesta mucho trabajo dejar. Es aquí donde entra en juego lo que es la voluntad .Habla de la lucha constante que existe en la voluntad, en decidir. Dice que si el alma le manda al cuerpo que mueva la mano, este obedece sin ninguna dificultad. Pero, si el alma le manda a sí...
tracking img