Ajegroup

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7665 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AJE
Ganas de trabajar
LA HISTORIA DE AJE

2

Ganas de trabajar

AJE
Ganas de trabajar
LA HISTORIA DE AJE

Los Añaños 12 ¿Pueden los sueños hacerse realidad? Comprometidos con el Perú 20 Tierra de oportunidades 22 Compartir y agradecer 24 ¿Es posible hacer empresa en familia? El cimiento familiar del desarrollo 30 Ganas de trabajar 31 Sí se puede 32 Un trabajo en equipo 34 Elrespeto como fundamento 35 ¿Existen claves para competir? 37 Una cultura organizacional 40 La importancia de confiar y ser confiable 40 La audacia 41 Al alcance de todos 42 La oferta de AJE 43 Hecho a la medida 44 Dando más de lo que se recibe 47 27 17

2

Ganas de trabajar

San Miguel, La Mar. La cuidad natal de los Añaños, en Ayacucho.

3

Ganas de trabajar

La familia Añaños, año 1974.Mirtha, Vicky, Eduardo, Carlos, Jorge, Arturo, Ángel, Álvaro.

4

Ganas de trabajar

5

Ganas de trabajar

La primera planta de refrescos en Ayacucho. Producción con las primeras máquinas.

6

Ganas de trabajar

Kola Real. Las bebidas producidas por los Añaños llegan a todos los rincones del país, siempre “a precio justo”.

7

Ganas de trabajar

Kola Real en movimiento.AJE y su contribución en un corso en Trujillo en 1997.

8

Ganas de trabajar

Vaciado del techo de la nueva planta de Lima. Ángel colocando un arreglo floral en la bendición de la planta, año 1996.

Una nueva planta de Ayacucho. Mirtha y Álvaro en la inauguración, año 1996.

La nueva fábrica en Huancayo. Eduardo y Mirtha en la inauguración, año 2000.

9

Ganas de trabajar

LosAñaños. Arturo, Eduardo, Jorge, Mirtha, Ángel, Álvaro, Vicky y Jorge en Lima, año 1995.

10

Ganas de trabajar

11

Ganas de trabajar

Los Añaños
Mario Vargas Llosa
Tomado del diario español El País, domingo 16 de noviembre de 2003.

El nombre es difícil de memorizar y ese par de eñes crean serios problemas fonéticos a los extranjeros, pero vale la pena hacer el esfuerzo de recordarloporque la extraordinaria historia de la familia Añaños –que parece vivida para ilustrar las ideas que promovemos los liberales– debe ser divulgada como un ejemplo de lo bien que le podría ir a América Latina si los “perfectos idiotas latinoamericanos” la imitaran en vez de gastar sus energías manifestándose contra la globalización o amenazando, a la manera del boliviano Evo Morales, con aniquilar ala cultura occidental, dos maneras de perder el tiempo equi­ valentes a escupir a la luna o protestar contra la ley de gravedad. Hace tiempo que quería escribir sobre la hazaña de esa familia de modestos ayacuchanos, pero me faltaba conocer muchos detalles de su trayectoria, lo que esta semana he subsanado gracias a ‘The Economist’, que le ha dedicado un artículo, y, sobre todo, al excelentereportaje de David Luhnow y Chad Terhune, en ‘The Wall Street Journal’ (27 de octubre, 2003), de quienes me he prestado muchos datos. Eduardo y Mirta Añaños tenían una pequeña chacra en la ladera oriental de los Andes, en el interior de Ayacucho, el empobrecido departamento donde nació Sendero Luminoso –la región peruana que más sufrió en muertos y desapare­ cidos y en daños materiales los años delterror–, que fue asaltada y devastada por un destacamento revolucionario. La pareja y sus hijos escaparon, ilesos, pero, en vez de huir hacia la costa como hicieron decenas de millares de familias campe­ sinas y de clase media, se refugiaron en su pequeña vivienda de la ciudad de Ayacucho, dispuestos a sobrevivir con el sudor de su frente. ¿Cómo ganarse la vida en esa tierra asolada por elterrorismo y el contra­ terrorismo que de ser pobre pasó en los años ochenta a miserable, con millares de desocupados y marginales mendigando por las calles? Los Añaños estudiaron el entorno y advirtieron que, debido a las acciones terroristas, los ayacuchanos se habían quedado sin bebidas gaseosas. Los camiones de Coca Cola y Pepsi Cola, provenientes de Lima, que subían por la carretera central eran...
tracking img