Alan guevara biografia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1190 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Autobiografía: Alan Guevara Cano

Nací el cinco de Junio de mil novecientos noventa y tres en la ciudad de Puebla, mi madre de nombre Leticia Cano Colín, mi padre José Alejandro Guevara Alvarado, juro recordar las primeras semanas de mi nacimiento como algo luminoso. Fui bautizado en la iglesia católica, aunque, de manera inteligente, mis padres no adquirieron la manía de asistir rutinariamentea la iglesia, pero sí me enteraron, como comúnmente se hace; a base de costumbres y miedo, de la existencia de un Dios. Aprendí a caminar a los dos años de edad, mi madre cuenta que yo era bastante travieso, que subía escaleras aún sin poder caminar, comía tierra y también aserrín. Al acabar de jugar, dormía en la posición en que me tumbaba cansado. Fue trabajoso para mi madre separarse de mí,ingrese a la escuela a los cuatro años de edad, en segundo de kínder, me emocionaba conocer personas nuevas. El nombre de mi primera profesora nunca lo supe, era la profesora “Chela” y no más y cuando acababas de hacer una actividad te premiaba con “chochitos”.
Al medio día esperaba ansioso que culminaran las clases, uno de mis objetos favoritos de mi niñez era una grabadora, de mi padre, y unpar de casetes: CriCri y fábulas de Esopo, las cuales repasaba divertido todas las tardes hasta memorizarlas, aún me las sé. Cuando niño me gustaba dormir, cantar, imaginar, andar descalzo por la casa, jugar, dibujar y leer siempre los mismos cuentos que mi padre me había regalado.
Tiempo después de entrar a la escuela, adquirí Hepatitis B, lo que provocó mi ausencia en la escuela, contagié a miprimo por medio de una galleta, y en poco tiempo se presento una epidemia familiar.
Mi padre tenía un equipo de luces y sonido con el que hacía presentaciones en eventos, tenía una caja de color naranja en donde guardaban todo el cableado, como no había persona que me cuidara cuando mi padre iba a un evento, mi madre lo acompañaba y yo los acompañaba a ellos. Veía como bajaban las grandesbocinas, la instalación, los colores de las luces, las estructuras de metal, el ruido en el que no existía tu voz, las consolas, los aparatos, las personas que bailaban con lo que mi padre tocaba. Me gustaba observar todo, hasta que el sueño me daba, entonces, mi madre me metía en la caja naranja.
Mi casa se sitúa junto a la casa de mis abuelos y de mis primos, siempre ha sido así, toda la niñez vivíacompañado de mi primo Cristopher, un año mayor que yo, el juego más común era el de sacar todas las cajas posibles y empilarlas, imaginándolas bocinas, y con mi grabadora poner música, jugar a que teníamos un grupo. Uno de mis juguetes más apreciados era un carrito de madera en el que me podía subir y mi primo lo empujaba o viceversa, según el turno.
A los seis años ingrese a la primaria,cuando llegué de la escuela mi abuela me dijo que en mi casa estaba mi hermanito, sorprendido, arrojé mi mochila y corrí hacia mi casa para observar un pedacito de vida en mi cama junto a mi madre. El nombre democrático fue Cristhian. Con mi hermano he jugado muchos ratos y pasado muchos juegos. Está lleno de vida, es responsable y de manera simple: lo quiero mucho.
En segundo de kínder conozco aSebastián y en tercero de a Christopher, aunque fue en la primaria donde nos comenzamos a llevar. Su amistad son piezas fundamentales en mi vida. Nos han pasado risas y broncas. Hemos crecido juntos y no los considero más que mis hermanos.
La primaria es una época llena de felicidad, recuerdo las tardes que pasaba con mis amigos jugando fútbol, los festivales coloreados de bailes, mi ser miope quese muestra en cuarto de primaria, mi primera novia en quinto, las muelas que se me caen después de los dientes, el miedo al dentista, las caries, las clases de TaeKwonDo, los torneos, los reyes Magos que existen, los papás que nunca han existido, “Eso yo no lo pedí ¿Dónde están mis tambores?” El mundo que te presentan, sorprende, sigue sorprendiendo.
La secundaria me llegó, el primer lo curse...
tracking img