Albert pierrepoint

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Albert Pierrepoint fue el verdugo más eficaz en la historia de la pena de muerte en Inglaterra. Antes de cumplir con su macabra tarea, encendía un cigarro y lo dejaba en el cenicero. La fumadasiguiente la daría segundos después, una vez que hubiera encapuchado, ajustado el nudo y dejado caer el cuerpo del ejecutado.
Ser un verdugo, o ejecutor, fue un oficio eventual, además de un negociofamiliar, en el que Albert siguió los pasos de su padre y un tío. Pierrepoint se retiró (al no llegar a un acuerdo en el monto de sus ingresos) pocos años antes de que la pena capital fuera abolida en GranBretaña en 1964. El trabajo regular de este verdugo era administrar un pub en Oldham, Lancashire, que tenía por nombre “Ayuden al pobre estrangulador”. Durante su carrera, ejecutó a más de 400personas, algunas de esas ejecuciones fueron muy celebradas. Los asesinatos cometidos por Neville Heath, John George Haigh y John Christie continúan siendo materia de libros y películas. Otros “clientes”,como él gustaba llamarlos, son recordados por diversas razones. Las ejecuciones de Timothy Evans, Derek Bentley y Ruth Ellis han sido vistas de maneras diferentes por despertar polémica en torno a lapena capital.
Quizá la más famosa fue Ruth Ellis, la última mujer en ser colgada en Inglaterra, en 1955, y cuya triste historia fue tema de una película. Ellis acribilló a su amante, después de queéste la terminó.
La Segunda Guerra Mundial fue el momento para Pierrepoint más ocupado. Diariamente colgó asesinos: espías alemanes, soldados británicos y algunos cuantos estadounidenses. Muchossoldados fueron ejecutados por asesinato o violación.
Al término de la guerra, Pierrepoint colgó a dos hombres convictos por traición: William Joyce, el locutor berlinés de radio conocido como “LordHaw-Haw”, y a John Amery, hijo de un ministro del gabinete tori, quien mostró su humor al saludar a su verdugo con las palabras siguientes: “Siempre quise conocerlo, señor Pierrepoint, aunque no en...
tracking img