Alberto cardín

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (623 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alberto Cardín Tientos Etnológicos
Por: José Osbaldo García Muñoz
Tienen una desventaja los primitivos con respecto a los niños, con los que tantas veces se los compara, y es que no puedendefenderse ni siquiera de sus protectores.

Cuando el etnógrafo acude al encuentro del espacio —temporal y geográfico— donde llevará a cabo su labor científica, en realidad, está entrando a una dimensión enla que se pone a prueba su capacidad de percepción subjetiva, quiérase o no. Esta característica, desde luego, está sujeta a los condicionantes del mundo social que le son inherentes y, a la vez,independientes de él. Es decir, todo lo que el etnógrafo observe no se convertirá en simple conocimiento abstracto. Desde su origen, la aprehensión o surgimiento de una idea crea una telaraña designificaciones y relaciones inmanentes que sacuden preceptos y paradigmas ontológicos. La misma piedra que Umberto Eco usa para ejemplificar el principio de la semiótica puede ayudar aquí para saber que enlo abstracto concurre la conceptualización de lo aprehendido. Así, llamamos a las cosas no con su verdadero nombre sino con los signos interactivos que nos permiten apoderarnos de su imagen; una imagenque, por cierto, no es universal.

Uno de los obstáculos más grandes que tiene que sortear el etnógrafo es esa recatada visión de la realidad e imprudente uso excesivo de los juicios de valorexegéticos. Pero cómo mostrarse impasible ante ciertas culturas que venden a sus mujeres, donde padres se ensañan sexualmente con sus hijas por efecto de la tradición. Qué más pudo haber pensadoEvans-Pritchard de los azande cuando vio toda esa maraña de “actos desvergonzados” en que unos a otros se echaban maldiciones a través de la magia y la hechicería, qué más, sino decir que todo eso era unamentira, una farsa que lo único que perseguía era sacar el mejor provecho de la situación. No obstante, nadie le dice al etnógrafo —antropólogo— que haga lo que hace. Y quizá Pritchard no se dio...
tracking img