Alce negro - la pipa sagrada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 258 (64301 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PIPA SAGRADA
LOS SIETE RITOS SECRETOS DE LOS INDIOS SIOUX
relatados por ALCE NEGRO

LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro

ÍNDICE

PRÓLOGO, por Joseph Epes Brown .....................................................................................4 INTRODUCCIÓN, por Frithjof Schuon ................................................................................8

LA PIPA SAGRADAPREFACIO, por Hehaka Sapa (Alce Negro)......................................................................... 25 1. EL DESCENSO DE LA PIPA SAGRADA...................................................................... 27 2. LA CUSTODIA DEL ALMA.......................................................................................... 34 3. Inipi: EL RITO DE LAPURIFICACIÓN......................................................................... 52 4. Hanblecheyapi: LA IMPLORACIÓN DE UNA VISIÓN .................................................. 64 5. Wiwanyag wachipi: LA DANZA DEL SOL..................................................................... 83 6. Hunkapi: EL PARENTESCO ........................................................................................ 112 7. Ishna ta awicha lowan:
PREPARACIÓN DE LA MUCHACHA PARA LOS DEBERES DE MUJER ........................ 124

8. Tapa wanka yap: EL LANZAMIENTO DE LA PELOTA ............................................. 134

2

LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro

3

LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro

PRÓLOGO Después de estudiar durante años la gran cantidad de material existente acerca de las nacionesindias de América del Norte, gran parte del cual está escrito por los propios indios, quedé convencido de que muchos de sus viejos sacerdotes poseían todavía una elevada sabiduría. Sin embargo, esta sabiduría a menudo queda oscurecida para nosotros a causa del carácter singular de sus tradiciones; a causa de su, diríamos, genio polisintético, que concede una gran importancia a los diversosaspectos del mundo de la Natur aleza. Pero en esta afirmación y uso de las muchas formas de la Naturaleza siempre hallamos la idea de la Unidad y de la Trascendencia divinas. El indio, por tanto, no es un «pagano» ni un «idólatra», sino que sabe que el Gran Espíritu es infinito y que, por consiguiente, incluye en Sí mismo todas las posibilidades, de modo que todas las formas son funciones o reflejos deÉl, quien en su esencia es siempre uno. Con el fin de comprobar que esta sabiduría era conocida y comprendida de un modo integral por al menos los viejos sacerdotes de los indios, emprendí un viaje que iba a durar varios años y que me llevó a conocer muchas naciones indias de América del Norte. Dediqué la mayor parte de estos años a los indios de las llanuras, pues creía desde hacía tiempo que estospueblos eran en cierto sentido los aristócratas de los indios, ya que sus ancianos poseían unas cualidades y unos niveles de espiritualidad que raramente se encuentran en el mundo de hoy. Para aprender de estos pueblos uno debe vivir efectivamente con ellos, debe cazar y viajar con ellos, y compartir todos los aspectos de su vida; y el que lo haga se vera inmensamente recompensado, porque inclusohoy, en sus vidas de una a menudo gran pobreza material, se encuentran todavía, en el ritmo de su sociedad y en la belleza de las formas de su antigua cultura, aquellas grandes cualidades por falta de las cuales, el mundo moderno se está empobreciendo a pesar de su opulencia material. Durante mi estancia con los indios de la reserva de Pine Ridge, tuve la extraordinaria fortuna de hallar a unanciano sacerdote de los sioux ogalala, Alce Negro (Hehaka Sapa), quien me pidió que me quedara con él para recoger una relación sobre su antigua religión; este anciano sabía que pronto iba a morir, y no quería que estos conocimientos sagrados, muchos de los cuales él era el único depositario, desaparecieran con él. Así pues, viví con Alce Negro durante ocho meses en el invierno de 1947-48, y a...
tracking img