Alcibiades ii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6101 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 15 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL SEGUNDO ALGIBIADES.

ARGUMENTO.
No debe orarse ligeramente. Dirigir á los dioses súplicas sin saber si lo que les pedimos es bueno ó malo en sí, es exponerse á que el ruego de nuestras plegarias, si es escuchado, se convierta en nuestro daño y no en nuestro provecho. Lo mejor es fiarse á los dioses mismos para todo lo que podamos desear, y el hombre prudente debe imitar á aquel poeta, llenode buen sentido, que hacia todos los dias la misma súplica: «Poderoso Júpiter, dad«nos los verdaderos bienes, ya los pidamos ó no los pida»mos; y aleja de nosotros los males, aun cuando nosotros »te los pidiéramos!» iCuántos se han arrepentido de haber hecho súplicas imprudentes I Esto consiste en que sólo eá útil á los hombres lo que es bueno, y que todas las ciencias son inútiles, á excepciónde una, que es la ciencia del bien. Hé aquí lo que Sócrates quiere hacer entender á Alcibiades. No deja de tener gracia la conclusión de este diálogo, y la imagen de Alcibiades poniendo iina corona sobre la cabeza de su maestro, termina de buena manera una composición, menos indigna de Platón que la precedente, y cuya autenticidad no es ni reconocida ni rechazada unánimemente.

Platón, Obrascompletas, edición de Patricio de Azcárate, y tomo 11, Madrid 1872

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, y tomo 11, Madrid 1872

EL SEGUNDO ALCIBIADES ó

DE LA

ORACIÓN.

SÓCRATES.—ALCIBIADES.

SÓCRATES.

Alcibiades, ¿vas á orar en este templo?
ALCIBIADES.

Sí, Sócrates.
SÓCRATES.

Te advierto meditabundo y fijos tus ojos en tierra, como el hombre quereflexiona.
ALCIBIADES.

¿Qué necesidad hay en este caso de reflexiones tan profundas, Sócrates?
SÓCRATES.

A mí me parece que hay materia para pensar seriamente, porque, jen nombre de Júpiter! ¿no crees que entre las cosas que pedimos á los dioses, sea en público, sea en secreto, hay unas que se nos conceden y otras que se nos niegan, y que tan pronto atienden como desechan nuestras súplicas?ALCIBIADES.

Sí lo creo.
SÓCRATES.

Y bien, ¿no te parece que la oración exige mucha pru-

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, y tomo 11, Madrid 1872

40

dencia, porque sin saberlo, pueden pedirse á los dioses grandes males, creyendo pedirles bienes, y los dioses no encontrarse en disposición de conceder lo que se les pide? Por ejemplo, Edipo les pidió en unarrebato de cólera, que sus hijos decidiesen con la espada sus derechos hereditarios, y cuando debía pedir á los dioses que le libraran de las desgracias de que era víctima, atrajo sobre sí otras nuevas; porque fueron escuchados sus ruegos, y de aquí esas largas y terribles calamidades, que no necesito referirte aquí al pormenor.
ALCIBIADBS.

Pero, Sócrates, me hablas de un hombre que deliraba.¿Puedes creer que un hombre de buen sentido hubiera dirigido semejante súplica?
SÓCRATBS.

¿Pero el delirio te parece lo contrario del buen sentido?
ALCIBIADBS.

Sí, ciertamente.
SÓCRATES.

¿No te parece que los hombres son unos sensatos y otros insensatos?
ALCíBIADES.

Seguramente.
SÓCRATES.

Pues bien; tratemos de distinguirlos bien. Estamos conformes en que hay hombres sensatos, otrosinsensatos y otros que deliran.
ALCÍBIADES.

Sí, conformes.
SÓCRATES.

Además, ¿no hay hombres sanos?
ALCIBIADBS.

Sí.
SÓCRATES.

Y hay, por consiguiente, otros enfermos.

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, y tomo 11, Madrid 1872

41
ALCIBIADES.

Sin duda.
SÓCRATES.

¿No son los mismos?
ALCIBIADES.

No, ciertamente.
SÓCRATES.

¿Hay otros que noestán ni en uno ni en otro estado?
ALCIBIADES.

No, seguramente.
SÓCRATES.

Porque todo hombre está necesariamente sano ó enfermo.
ALCIBIADES.

Por lo menos así me lo parece.
SÓCRATES.

Pero qué, ¿piensas lo mismo respecto al buen sentido y á la locura?
ALCIBIADES.

¿Qué dices?
SÓCRATES.

¿Te pregunto si te parece imprescindible que todo hombre sea sensato ó insensato, ó si hay...
tracking img