Alegato de un loco del siglo xvi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (450 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alegato de un loco del siglo XVI

Sr. Juez, hago expreso el derecho que me incumbe sobre la libertad de pensamiento. En ella se resume la integridad de mi vida. El código de normas que conllevo enmi interior son el límite de mis acciones, más no de mis pensamientos. ¿Es acaso usted diferente?
¿Puede juzgarme por pensar o sentir como otros difieren?
La vida del hombre se compone de infinitospensamientos, sean coherentes, difusos, delirantes, aburridos, proyectivos, críticos, ilusos, constructivos… creo que no hay adjetivo que no abarque cuestiones del pensamiento.
Y es nuestro derechotener la libertad de integrarlos a la memoria, expresarlos, ocultarlos o desplazarlos. Ellos nos definen en cada momento, nos impulsan o limitan. ¿Acaso decidimos qué pensar? No, simplemente la mentees tan absoluta, tan omnipotente…
Sólo podemos decidir qué hacer con ellos, nada más. ¿Somos buenas o malas personas por lo que pensamos o por lo que hacemos? O, ¿somos cuerdos o locos por lo quepensamos o lo que hacemos? Usted mejor que nadie debería saberlo. Sólo se puede juzgar lo que se exterioriza, aunque se piense de otra manera, pero, ¿es pasible el pensamiento de condena alguna? Nosotrosya estamos condenados por ello. Somos esclavos de nuestra mente y dueños de nuestras acciones, aunque me guarde ciertas reservas al respecto.
Después de todo, somos todos lo mismo, usted, yo y todosaquellos que gritan la condena de mi locura.
¿Es que acaso el delirio sólo existe cuando lo expresamos? No se equivoque… veces lo que aparece de amor es un disfraz de la propia necesidad y egoísmo,la solidaridad una cara de la culpa, la discreción una veta del miedo, la modestia una forma de soberbia, la cordura una estrategia de integración social. ¿Puede usted saberlo y en consecuenciajuzgarlo? Sólo uno tiene acceso a la verdad más íntima, y a veces Sr. Juez, ni siquiera uno mismo, porque la mente también se ocupa de ocultarlo o desvirtuarlo, por diversión, debilidad o porque sí…...
tracking img