Alexis de tocqueville, el primer científico social. por jon elster

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1942 palabras )
  • Descarga(s) : 22
  • Publicado : 2 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alexis de Tocqueville, El primer científico social. Por Jon Elster
Marcela Morales Osorio
Alexis de Tocqueville como científico social trato de encontrar modelos explicativos de conducta en las sociedades democráticas y en la transición a ésta. Elster trata de recoger aquellos elementos que expone Tocqueville y que son de vital importancia para el análisis de la conducta humana.
En elsiguiente ensayo basado en el texto “Alexis de Tocqueville, the first social scientist” de Jon Elster, como objetivo se tratara de exponer algunos de los argumentos recogidos por Elster de Tocqueville para explicar algunos motivos de la conducta humana, tal es el caso de las Pasiones, las normas sociales, los deseos, las oportunidades y las capacidades, como mecanismos que lleva a actuar a losindividuos de determinadas formas.
En el capítulo 4 del libro citado, Elster centra el análisis sobre el motivo de conducta guiada por las pasiones desarrollado por Tocqueville. Lo considera de gran importancia ya que las pasiones interfieren el interés propio, señalando que el interés a largo plazo no puede más que la pasión y las necesidades del momento, esto es, que las pasiones están por encima delos intereses propios a la hora de guiar la acción. Las necesidades del momento o lo que se puede llamar “intereses de corto plazo” nacen de las pasiones mismas.
Elster describe la envidia como pasión significativa para explicar la conducta humana en Tocqueville, aunque no esté presente de manera explícita en sus escritos. La envidia se desenvuelve en el plano político, como en la lucha de clasesreferida a la tensión que se presenta entre la pasión por la igualdad y el interés en la libertad que caracteriza a los ciudadanos de las sociedades democráticas. Esto se presenta en términos de que los ciudadanos de las sociedades democráticas sienten mayor pasión por la igualdad que por la libertad. Pero esto no quiere decir que desprecien la libertad, por el contrario ellos tienen un saborinstintivo hacia ella. El amor que los hombres sienten por la libertad y el que experimentan por la igualdad de oportunidades en los pueblos democráticos es sucedido por la existencia de una jerarquía social, que trata de derrumbar las barreras que los separan para llegar a la igualdad y la libertad. Los hombres no puedan llegar a ser absolutamente iguales sin ser enteramente libres.
La envidia esmás común en las sociedades democráticas, se envidia al otro, por la necesidad de tener cierta posición igualitaria al envidiado, como la envidia económica dentro de las diferencias de clase. Tocqueville referenciado por Elster dice que las instituciones democráticas desarrollan los sentimientos de envidia en el ser humano como un “sentimiento de envidia en la democracia”. Pero, a diferencia de lassociedades antiguas en las que el objeto de envidia era el estado y el privilegio, en las sociedades democráticas es en la desigualdad de las riquezas. Es decir, la envidia se despierta en la desigualdad de riquezas, y en la búsqueda de una sociedad equitativa donde todos los miembros de la sociedad sean iguales y libres. La ruptura de la fortuna acaba con las distancias entre ricos y pobres.Las causas de la envidia en la sociedad democrática giran en torno a la desigualdad de las riquezas, en busca de la igualdad. Sin embargo, en la democracia parece haber surgido otro elemento para odiar y envidiar a los demás, es decir, la pretensión por el poder del otro “cuando a raíz de una lucha prolongada entre las diversas clases de la antigua sociedad, las condiciones se igualan, la envidia,el odio, y el desprecio del prójimo invaden el corazón humano”(Jon Elster. 66), es decir, aún lograda la igualdad el hombre en su accionar está influenciado por la envidia y tiende a dividir a los hombres por la desconfianza.
Ahora bien, la envidia genera odio y este es un punto que Tocqueville también toca en su análisis de la revolución francesa, la envidia desencadena el deseo de destruir...
tracking img