Alfonso barrantes lingan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (848 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ALFONSO BARRANTES LINGAN
El 2 de diciembre del 2,011 se cumplir iría once años de la partida de Alfonso Barrantes Lingán, uno de los políticos más decentes y ejemplares que haya tenido la políticaperuana, tan refractaria a las personalidades decentes y ejemplares.
“El primer recuerdo que tengo de Alfonso Barrantes Lingán, tiene que ver con una famosa gresca que tuvo lugar al principio de lossesentas, cuando ocurrió la expulsión del ex presidente norteamericano Richard Nixon…
Era vox pópuli en La Casona de San Marcos, que la verdadera madre de Barrantes había muerto al poco tiempo de sunacimiento, en una de las provincias –tal vez la más pródiga y la más olvidada— de las comarcas de Cajamarca. Se decía que Alfonso guardó luto perpetuo en recuerdo de la difunta y era de todo conocidoque se había dedicado a honrar la memoria de su madre biológica, sin desmedro alguno de la tía que se hizo cargo del pequeño huérfano, al que alimentó y educó con admirable dedicación. (…)
Cursaba elprimero o segundo año de Derecho, era el más popular, y gozaba del dudoso privilegio de ser el más ‘chancón’ y ‘traga libros’.
Ahora en los años 2,000 queda en la historia los años en que fueexitoso alcalde socialista de la ciudad de Lima, y después, el candidato presidencial más votado que jamás tuvo la izquierda democrática en el Perú. Y también la izquierda antidemocrática disfrazada decordero, en aquellas elecciones de 1985, en las que tanto ex maoísta o ex trotskista —o simplemente ex anti demócrata— se subió al carro del parlamentarismo, gracias, entre otras cosas, a la toleranteactitud de un Alfonso Barrantes, que ya entonces empezaba a saber más por viejo que por diablo y que en aquel momento logró hacer comer en un solo plato a toda una jauría de ambiciosos y caudillistasperros celosos, ambiciosos y caudillistas gatos escindidos, y caudillistas y ambiciosos pericotes ególatras. En fin, toda aquella izquierda unida que jamás iba a ser vencida y que el desborde popular y...
tracking img