Algunos indios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1949 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
República Bolivariana de Venezuela.
Ministerio del Poder Popular para la Educación.
U.E.C. “Nuestro Libertador”.
Maracaibo-Edo. Zulia.
Cátedra: Castellano.



Grado: 5º “A”
Realizado por:
Marianne Diaz
Maracaibo; junio de 2012
Lee el ensayo “Algunos indios” tomado de las nubes de Arturo Uslar Pietri
“Algunos indios”
(Fragmento)
El primero que describió al indio fue Colón. Fuetambién el primero que creó de él una imagen literaria falsa. De aquellos taínos de los que sabemos menos que de cualquier otra nación indígena de América y de cuya lengua no nos quedan sino las muchas palabras que incorporó el castellano, dijo él las más sorprendentes novedades para una Europa trémula de curiosidad. Dijo que iban desnudos, que no usaban armas ni las conocían, que eran hermosos yrobustos, pero también tímidos, generosos, inteligentes y llenos de amor y bondad para con todos los seres. El mundo en que viven es sólo comparable al Edén. No cree que pueda existir tierra mejor, ni más buena gente. Aman a sus prójimos como a sí mismos, hablan una dulce lengua y siempre están sonriendo.
Esta imagen coincide en gran parte con la que traza fray Bartolomé de las Casas. Sólo que elfamoso fraile se aparta de ella en un punto importante, que es el de la fortaleza. El padre de las Casas no se cansa de insistir en la extrema debilidad corporal del indio. No tienen fuerzas para realizar ningún trabajo. Obligarlos a trabajar es condenarlos a muerte.
Ambas imágenes combinadas van a tener una larga trayectoria en la literatura. De ellas se nutre principalmente la idea del buensalvaje, que va a ser la base de las utopías del Renacimiento. Sobre ellas filosofará con cierta gracia Montaigne. Y llegarán hasta el siglo XVIII para sostener los más diversos argumentos sobre la condición natural del hombre y los males de la vida social.
Pero hay una etapa en la que esta imagen sufre cierto deslustre y olvido ante la aparición de otra visión literaria que surge con avasalladorafuerza. En 1569 se publicó en Madrid la primera parte de La Araucana, de Alonso de Ercilla y Zúñiga. Traía a la literatura castellana la más feliz realización de la poesía épico-narrativa de inspiración clásica lanzada por los renacentistas italianos. Sus héroes eran indios americanos, los irreductibles araucanos de la remota Chile.
Ercilla había venido a Chile a combatir con los indios. Loshabía visto de cerca. Los había visto vivos combatiendo, y prisioneros y muertos. Había oído sus gritos de guerra y conocía sus rancherías. Había comenzado a escribir, como él mismo lo cuenta, en mitad de la lucha durante la sobresaltada noche del campamento, sobre pedazos de papel o de cuero donde a veces falta espacio para terminar la sonora octava real. Conocía también el paisaje de Chile. Sinembargo cuando va a describir al indio lo cambia y desfigura. Quiere asimilarlo, aún en lo físico, a los héroes de Ariosto, de Virgilio y de Lucano. Puede en él más la moda poética que la directa visión de una realidad que amenaza su propia vida:
Los indios de Ercilla:
Son de gestos robustos, desbarbados
bien formados los cuerpos y crecidos
espaldas grandes, pechos levantados,
reciosmiembros, de nervios bien fornidos:
ágiles, desenvueltos, alentados,
animosos, valientes, atrevidos,
duros en el trabajo y sufridores
de fríos mortales, hambres y calores.
Esta imagen plástica de héroe de la Eneida que Ercilla crea se extiende a su vez. Caupolicán es como Aquiles, Colocolo es como Néstor. No solo la belleza de las mujeres, sino los sentimientos heroicos son los de laepopeya latina. El paisaje mismo es en gran parte el de la égloga italiana. Un indio homérico, aquilino, de solemne gesticulación y de elaboradas arengas surge de Ercilla. Será la estampa favorita del indio para los decoradores de mapas del siglo XVIII. Esta imagen se extiende por toda la literatura hispanoamericana del siglo XVII. Cuando el chileno Oña, que ha nacido en el Arauco mismo, que acaso...
tracking img