Alicia en el pais de las maravillas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 114 (28383 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alicia en el País de las Maravillas

Lewis Carroll

Colección Literatura infantil

www.librosenred.com

Dirección General: Marcelo Perazolo Dirección de Contenidos: Ivana Basset Diseño de Tapa: Patricio Olivera Armado de Interiores: Juan Pablo Vittori

Está prohibida la reproducción total o parcial de este libro, su tratamiento informático, la transmisión de cualquier forma o decualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, registro u otros métodos, sin el permiso previo escrito de los titulares del Copyright. Primera edición en español en versión digital © LibrosEnRed, 2004 Una marca registrada de Amertown International S.A. Para encargar más copias de este libro o conocer otros libros de esta colección visite www.librosenred.com

ÍNDICE

En la madrigueradel conejo El charco de lágrimas Una carrera loca y una larga historia La casa del conejo Consejos de una oruga Cerdo y pimienta Una merienda de locos El croquet de la reina La historia de la falsa tortuga El baile de la langosta ¿Quien robo las tartas? La declaración de Alicia Acerca del Autor Editorial LibrosEnRed

7 12 18 24 31 38 46 54 61 68 75 81 88 89

A través de la tarde color de oroel agua nos lleva sin esfuerzo por nuestra parte, pues los que empujan los remos son unos brazos infantiles que intentan, con sus manitas guiar el curso de nuestra barca. Pero, ¡las tres son muy crueles! ya que sin fijarse en el apacible tiempo ni en el ensueño de la hora presente, ¡exigen una historia de una voz que apenas tiene aliento, tanto que ni a una pluma podría soplar! Mas, ¿qué podríauna voz tan débil contra la voluntad de las tres? La primera, imperiosamente, dicta su decreto: “¡Comience el cuento!” La segunda, un poco más amable, pide que el cuento no sea tonto, mientras que la tercera interrumpe la historia nada más que una vez por minuto. Conseguido al fin el silencio, con la imaginación las lleva, siguiendo a esa niña soñada, por un mundo nuevo, de hermosas maravillas en elque hasta los pájaros y las bestias hablan con voz humana, y ellas casi se creen estar allí. Y cada vez que el narrador intentaba, seca ya la fuente de su inspiración dejar la narración para el día siguiente, y decía: “El resto para la próxima vez”, las tres, al tiempo, decían: “¡Ya es la próxima vez!”

Y así fue surgiendo el “País de las Maravillas”, poquito a poco, y una a una, el mosaico desus extrañas aventuras. Y ahora, que el relato toca a su fin, También el timón de la barca nos vuelve al hogar, ¡una alegre tripulación, bajo el sol que ya se oculta! Alicia, para ti este cuento infantil. Ponlo con tu mano pequeña y amable donde descansan los cuentos infantiles, entrelazados, como las flores ya marchitas en la guirnalda de la Memoria. Es la ofrenda de un peregrino que las recogió enpaíses lejanos.

EN LA MADRIGUERA DEL CONEJO

Alicia empezaba ya a cansarse de estar sentada con su hermana a la orilla del río, sin tener nada que hacer: había echado un par de ojeadas al libro que su hermana estaba leyendo, pero no tenía dibujos ni diálogos. «¿Y de qué sirve un libro sin dibujos ni diálogos?», se preguntaba Alicia. Así pues, estaba pensando (y pensar le costaba ciertoesfuerzo, porque el calor del día la había dejado soñolienta y atontada) si el placer de tejer una guirnalda de margaritas la compensaría del trabajo de levantarse y coger las margaritas, cuando de pronto saltó cerca de ella un Conejo Blanco de ojos rosados. No había nada muy extraordinario en esto, ni tampoco le pareció a Alicia muy extraño oír que el conejo se decía a sí mismo: «¡Dios mío! ¡Diosmío! ¡Voy a llegar tarde!» (Cuando pensó en ello después, decidió que, desde luego, hubiera debido sorprenderla mucho, pero en aquel momento le pareció lo más natural del mundo). Pero cuando el conejo se sacó un reloj de bolsillo del chaleco, lo miró y echó a correr, Alicia se levantó de un salto, porque comprendió de golpe que ella nunca había visto un conejo con chaleco, ni con reloj que sacarse...
tracking img