Alienígenas matemáticos – la adquisición del banco estelar de deneb

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3447 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alienígenas matemáticos – La adquisición del Banco Estelar de Deneb

Por razones absurdas, los viejos del lugar tenéis cierto afecto autodestructivo a los terribles, abyectos, crudelísimos y babosos Alienígenas matemáticos, con los que exploramos de vez en cuando aspectos interesantes de las matemáticas, combinando explicaciones inanes con humor negro y desagradable. Si no conoces esta serie,es muy probable que este artículo no te guste, y mi recomendación es que no lo leas: a menudo dice lo contrario de lo que quiere decir, no suele llegar a conclusiones útiles ni interesantes y, dicho lisa y llanamente, su lectura es ortogonal a cualquier uso práctico del período temporal que requiere.

Tras relatar la caída de Larnermanudol, el temido Carcelero Mayor de Loobe, debido a un deslizal presentar su ingenioso sistema de filtrado de prisioneros al Virrey de Proción, hoy cambiamos de tercio y hablaremos sobre el maravilloso número e y una de las maneras de obtenerlo. Ya imagino que muchos de vosotros conocéis más de una definición del número, y sabéis obtenerlo, pero espero que el artículo de hoy –eliminando antes, por supuesto, los detalles surrealistas de la historia– puede serútil si se quiere explicar a alguien que no lo conoce, no tanto el valor de ese número, sino qué significa en cierto sentido, y producir el “encendido de bombilla” que tanto satisface al aprender algo nuevo.

De hecho, es seguro que dedicaremos algún artículo más al número e, pero con éste mi intención es sencilla: hacer ver cómo, por extraño que sea su valor, su existencia y característicasson absolutamente inevitables debido a la naturaleza básica de nuestras matemáticas, ya que aparece al realizar muchos razonamientos aparentemente simples que llevan a conclusiones… bueno, mejor dejamos eso para la historia en sí. En cualquier caso, aunque aquí aparezcan seres horripilantes y situaciones absurdas, el razonamiento que emplearemos será razonablemente similar al que realizó el primermatemático que definió esta constante, aunque con consecuencias muy distintas. En otros artículos seguramente llegaremos al valor de e de otras formas diferentes.

La adquisición del Banco Estelar de Deneb

Pocas instituciones financieras en la Galaxia tenían el prestigio del Banco Estelar de Deneb. La honestidad y la eficacia del BED, inauditas en cualquier otro sistema estelar, lo habíanconvertido en el banco de referencia en su brazo galáctico. Las acciones del BED cotizaban a precios muy elevados en la Bolsa Galáctica y, aunque se trataba de un negocio que proporcionaba pingües beneficios, su reputación y las expectativas de su crecimiento lo hacían una muy mala adquisición a un coste tan exorbitado. Sólo hubo un bache en la historia del BED, y nuestra historia comienza unos díasantes.

El magnate Lurcobbinelajo, un Alienígena matemático cuya fortuna abarcaba sectores enteros, había puesto su mirada multiocular sobre el Banco Estelar de Deneb meses atrás. Sin embargo, aunque el hambre y la ambición de Lurcobbinelajo eran tan intensas que lo corrorían por dentro, la adquisición del BED al precio de su acción era un movimiento estratégicamente muy torpe, y si algo no eraLurcobbinelajo era torpe. De modo que, como buen Alienígena matemático, el baboso ser ideó un malévolo plan para desplomar el precio de la acción del BED y poder así adquirir el banco con un coste razonable.

El BED era de una gran eficacia, entre otras cosas, porque no empleaba ordenadores. En vez de ello hacía uso de una especie de características únicas en la Galaxia, como sucede con tantasotras: los maravillosos vamisos de Petrovichi, procedentes de un gélido planeta que gira alrededor de una estrella moribunda. Estos seres no son grandes, ni rápidos, ni fuertes, ni tienen la menor creatividad o habilidad social; de hecho, muchos estudiosos sospechan que los vamisos son seres artificiales cuyos creadores se extinguieron hace mucho tiempo, aunque nadie le diría eso a un vamiso a la...
tracking img