Alma inmortal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2352 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Qué nos dice la Biblia con respecto al ALMA INMORTAL?
¿Q
ué sucede con nosotros cuando morimos? ¿Qué se hicieron nuestros seres queridos que ya no viven? ¿Los veremos otra vez? Todos necesitamos saber que nuestra vida tiene un propósito, que la muerte no es el final absoluto de nuestra existencia. Dentro del cristianismo, la creencia más común con respecto a lo que sucede después de la muertees que los seres humanos poseen un alma inmortal que, al momento de la muerte, abandona el cuerpo y va al cielo, al infierno o al purgatorio. Muchas religiones enseñan que existe vida después de la muerte. Los antiguos egipcios, por ejemplo, acostumbraban llevar a cabo ritos muy complejos con el fin de preparar a los faraones para la próxima vida. Construían inmensas pirámides y otras tumbas muyadornadas y las llenaban con todos los elementos que supuestamente el difunto iba a necesitar en la otra vida. En algunas civilizaciones, cuando el gobernante moría aun sus ayudantes eran enterrados con él de tal manera que pudieran continuar sirviéndolo en su nueva existencia. Sus esposas, familiares, siervos y en ciertas ocasiones hasta sus mascotas se unían con él en su muerte para poderdisfrutar juntos la nueva vida. La creencia en el alma inmortal era muy importante en el mundo antiguo, y la enseñaron los filósofos griegos Sócrates, Platón y Aristóteles. En su obra titulada Fedón, Platón explica lo que Sócrates pensaba de la muerte: “¿No es acaso la separación del alma y el cuerpo? Morir es completar este proceso; cuando el alma existe por sí misma, liberada del cuerpo, y el cuerpo esliberado del alma, ¿no es acaso esto la muerte?” Sócrates enseñaba que una vez que el alma inmortal se liberaba del cuerpo, era recompensada de acuerdo con sus buenas obras o castigada por su mal obrar. Sócrates vivió entre los años 470-399 a.C., de manera que su enseñanza fue muy anterior al cristianismo. Platón (428-348 a.C.) pensaba que la existencia humana estaba dividida en la dimensiónmaterial y la espiritual o “ideal”. Él reflexionaba que si el alma era inmortal, debía tener una preexistencia en el mundo ideal en donde aprendía acerca de los ideales eternos. Según el razonamiento de Platón, el hombre debía adquirir bondad y volver a lo “ideal” por medio de la experiencia de la transmigración del alma o reencarnación. Así, la filosofía profana apoya la idea de un alma inmortal. LaBiblia, en cambio, no lo hace. Aunque nos parezca imposible, la Palabra de Dios nos enseña algo completamente diferente acerca del hombre, la vida y la muerte. La doctrina de la inmortalidad del alma causó una gran controversia en la Iglesia Católica primitiva. Orígenes (185-254 d.C.) fue la primera persona que trató de organizar la doctrina cristiana en una teología sistemática. Él era un granadmirador de Platón y creía en la inmortalidad del alma. Orígenes escribió: “. . . El alma, por tener sustancia y vida propias, después de partir del mundo será recompensada de acuerdo con lo que merece; si sus acciones se lo han ganado, obtendrá vida eterna y bendiciones; si tiene la culpa de sus crímenes, será entregada al fuego y castigo eternos . . .” (Ante-Nicene Fathers [“Padres prenicenos”],tomo 4, p. 240). Orígenes enseñaba que las almas de los humanos existían antes que el cuerpo, pero que estaban apresadas dentro del mundo físico como una forma de castigo. Según su razonamiento, la vida física era un proceso de purificación con el objeto de que los seres humanos volvieran a un estado espiritual. Más tarde, Agustín de Hipona (354-430) abordó el problema de la inmortalidad del almay la muerte. Para él, la muerte significaba la destrucción del cuerpo, pero la conciencia del alma continuaba viviendo, bien en un maravilloso estado de felicidad con Dios, o bien en una agonía continua por estar separada de él. En su libro titulado La ciudad de Dios, Agustín escribió que “el alma por eso es llamada inmortal, porque en un sentido nunca deja de existir y de sentir; pero el cuerpo...
tracking img