Altruismo de los artistas, grandeza de los ciudadanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5328 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Altruismo de los artistas. Grandeza de los ciudadanos

Domingo Mestre*
El término altruismo fue ideado, a mediados del siglo XIX, por el padre de la sociología, Auguste Comte, para oponer un ideal virtuoso a la negatividad del egoísmo, en el marco de un sistema positivista. Del ámbito de la filosofía pasa al de la biología, donde ha sido utilizado para sustentar interesantes teorías que apoyano contradicen las especulaciones de las nuevas ciencias sociales. Su significado actual, en sentido coloquial, es equiparable al del compromiso o la solidaridad, aunque incorpora una exigencia de generosidad sin recompensa cuyas consecuencias intentaremos analizar. Respecto al arte, se trata de una construcción mucho más antigua, puesto que el significado que hoy le otorgamos se remonta hasta elRenacimiento. No obstante, su sentido y su función social sí que han sido puestos en cuestión infinidad de veces, sobre todo por las corrientes vanguardistas del siglo pasado. En nuestros días, podría decirse que el arte se mantiene en una especie de limbo, a la espera de que la nueva sociedad informacional decida si vuelve a encumbrar a los artistas o los condena a vagar por los infiernos delcuestionado proyecto ilustrado.
Buscando el origen del altruismo de los artistas, encontramos cierta coincidencia al relacionar este tipo de comportamientos con el ambiente utópico y romántico surgido tras la Revolución Francesa. Tal como describe Jürgen Habermas, en su introducción a Historia y crítica de la opinión pública, La “politización de la vida social”, el auge de la prensa de opinión, lalucha contra la censura y a favor de la libertad de opinión caracterizan el cambio funcional de la red expansiva de comunicación pública hasta mediados del siglo XIX.[1] Es así como se va construyendo el espacio de la participación ciudadana como escenario contrapuesto al del naciente ámbito privado. En aquella época, las tensiones provocadas por la industrialización en Europa demandaban radicalesposicionamientos frente a una tradición cultural que todavía era patrimonio mayoritario de las élites aristocráticas. [pic]La estabilidad del ascenso social de la burguesía dependía, en gran medida, de su credibilidad como clase dirigente en todos los sentidos, motivo por el que tanto las artes como su crítica fueron adquiriendo cada vez mayor prestigio. La prensa, y dentro de las artes la novela,eran las disciplinas más influyentes en la nueva tarea de crear opinión pública, siendo un lugar común reclamar para los grandes escritores realistas de la época el estatuto de pioneros del arte altruistamente comprometido. Algo que, a primera vista, parece incuestionable. Pero tan sólo si obviamos que quien escribía esas novelas, que hoy denominaríamos políticamente correctas, disfrutaba casisiempre de una confortable vida burguesa, cuando no directamente aristocrática. El mero hecho de afrontar esos temas ya supone un talante solidario y un posicionamiento político, en efecto, pero se echa a faltar la generosidad implícita en el concepto de altruismo.
Quizás por ello, hay quienes consideran un modelo superior de compromiso la actitud de los artistas que proclamaban su absolutaautonomía de cualquier condicionamiento exterior al del propio arte. No obstante, aunque la ruptura herética de los defensores de l’art pour l’art no carece de riesgos, y el principal beneficiario de esta intransigencia es el receptor que disfruta de la “pura” experiencia estética, lo cierto es que, como señala Pierre Bourdieu en Las reglas del arte: En la apuesta artística que encuentra su autenticidaden el desinterés por los criterios de valor del arte burgués existen unas condiciones económicas del acceso a los bienes simbólicos que son, a su vez, también susceptibles de ser convertidos, en un plazo más o menos corto, en beneficios económicos.[2]
Procede, por tanto, descender a otro nivel de implicación desde el que cabría considerar, ahora sí, al escritor francés Émile Zola como el primer...
tracking img