América en españa y viceversa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1175 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
España en América, América en España… y hoy dia.

Mónica Blanco Barrera.

Sobre España (y Portugal) en América se han arrojado ríos, ríos de tinta. No en vano, tratar de hablar del proceso de trescientos años durante el cual se arrasaron civilizaciones para crear nuevas idiosincrasias es una acción tan enjundiosa y procelosa, que cualquier análisis puede quedar superficial, o cuando menos,circunscrito a determinados aspectos que , pueden terminar haciendo buena la expresión “los arboles no dejan ver el bosque”.

América es un bosque, y no solo por sus formidables e incluso increíbles selvas. América era un mosaico bullente de diversas culturas que fueron finalmente Cristianizadas, Hispanizadas y homogeneizadas… aparentemente. “cualquiera que mire una carta marina se da cuentade las ventajas geográficas de la península ibérica”. Esto es absolutamente cierto: esta es la punta de lanza de Europa. Y… da la “casualidad” histórica que el pueblo mas belicoso y apto para el combate y el descubrimiento no era otro que el español, pobre (ancha es castilla, si, pero igual es seca y pedregosa), acostumbrado al combate (no por nada en España nace esa asquerosa tradición de latauromaquia como una forma de sublimar la tradición guerrera), y con ganas de ponerse al día en Europa y en el mundo.
¿Que cosas nos han dejado nuestros queridos padres peninsulares, que sean palpables hoy? En principio, hay que recordar que se quiso hacer tabula rasa de todo lo existente en estas tierras (tradiciones, religiones, etc.), pero no se conto con el poder de la costumbre. Así que, malde su grado, los conquistadores y luego colonizadores, tuvieron que hacer ciertas concesiones. Para poder vender al dios cristiano y a la virgen, hubo que enseñar a los nativos que sus dioses no eran los demonios que habían escandalizado a los recién llegados, sino meramente prefiguraciones. Hubo que aceptar que ciertas estructuras sociales (el Ayllu, como mas representativa) , con los usostradicionales, subsistieran. (eso si, siempre supeditadas a la Encomienda, por ejemplo.)
Uno de los hombres mas enérgicos de la España de los Austria, el Conde-Duque de Olivares, se quejaba de que quizá España seria mas fuerte si tuviera “menos aquel nuevo mundo”. El problema no era ese, Don Gaspar. El problema básico se reduce a que en vez de buscar formas nuevas y digamos, laxas, de poderrelacionarse con estas colonias, se trasplanto vivamente todo de la metrópoli. Y cuando hablamos de todo, también hablamos… más bien, hablamos realmente de los males.

Esas son nuestras herencias. Cuando se trata en la fase borbónica de regularizar y mejorar las colonias, ya es tiempo perdido. La burocracia y la ideología de la pureza de sangre han hecho estragos. Y esa ideología perdura. Y la filosofíaque ha sido sembrada a fuego en estas tierras, llamada por los mexicanos Malinchismo, termina de configurar una trinidad macabra y desastrosa que signa nuestra “edad media”, según el Bolívar de Gabriel García Márquez. En efecto, podríamos llegar a pensar después de un análisis sobre la independencia, que lo único que querían los Criollos era repartirse la torta ellos solos. Muy revelador es que, alponer frente a frente la “independencia” oficial veintejuliera y la independencia de Cartagena de Indias, vemos que en Santa Fe la revuelta era solo un pretexto para el “quítate tu pa ponerme yo”; Los peninsulares no nos dejan a los criollos “bien” gobernar asi que hagamos una revolución diseñada asi: que todo cambien para que todo quede igual. Esa es la razón, quizá por la que algunos próceresde ese día de plaza de mercado (Carbonell y otros) son tan ninguneados por la historiografía oficial. En Cartagena, por el contrario, lo que se busca es INDEPENDENCIA, asi, en mayúsculas: aquí esto es el Caribe, señores, y no queremos Rey que nos mande. (Lo que da grima es pensar que solo hasta ahora es que en Cartagena se redescubre la cara republicana, y que aun es pecado mostrar “lo popular”...
tracking img