Ama y no sufras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 175 (43684 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
aContenido
Prólogo 2
Introducción 4
Primera parte: Eros El amor que duele 8
Capítulo 1. La naturaleza desbordada de eros: el enamoramiento
Para no sufrir.
11
14
Capítulo 2. Amor y deseo: el eros imprescindible
Para no sufrir
18
25
Capítulo 3. Enamoramiento y atracción: ¿Qué nos seduce?
Para no sufrir
28
33
Capítulo 4. La patología del amor erótico
Para no sufrir36
44
Segunda parte: Philia
De la manía a la simpatía

46
Capítulo 5. Philia y amor cortés: un breve repaso histórico
49
Capítulo 6. La amistad amorosa: el núcleo vivo de la relación
Para no sufrir
51
54
Capítulo 7. ¿Qué define una buena amistad de pareja?
Para no sufrir
56
66
Tercera parte: Ágape
De la simpatía a la compasión

70
Capítulo 8. Dulzura y no violencia74
Para no hacer sufrir
78
Capítulo 9. El dolor que nos une
Para no sufrir ni hacer sufrir
Epílogo
80
85
86

Prólogo
Al escribir este prólogo le daré a la palabra el significado que nos brinda el Diccionario de la Lengua Española: "Discurso antepuesto al cuerpo de la obra en un libro de cualquier clase, para dar noticia al lector del fin de la misma obra o para hacerlecualquier otra advertencia". Sin embargo, resulta ser que las palabras tienen un sentido. En este caso desearía que dicho "sentido" tuviera más importancia que el significado. Las palabras de Walter Risa, reunidas en el texto Ama y no sufras resuenan en mí de una manera especial. Hacen que a mi corazón y a mi memoria acudan viejos sentimientos, ideas una vez defendidas con el transcurso de los años,aunque ya casi olvidadas, y hace que se revivan conocimientos, aparezcan dudas y se reafirmen conceptos. Lo que Walter Riso dice en este libro resuena en mí como una voz nueva y antigua a la vez, en ocasiones diferente pero de todas maneras como una voz hermana. Sus palabras trajeron a mi memoria un episodio olvidado hasta ahora.
Todo había comenzado en un paseo de adolescentes. Llegamos en lamadrugada más allá de los cerros que rodean la ciudad. Éramos un grupo bullicioso, escandaloso y alegre, fingiendo seguridad y cinismo, aunque la mayoría nos encontrábamos angustiados por la apariencia de la ropa deportiva apenas estrenada, la capacidad para trepar o saltar obstáculos, y con el temor oculto de no lograr un "levante" o el miedo a los comentarios posteriores a las conductas y logrosalcanzados en el paseo. La maravillosa salida del sol, la frescura del aire, el estallido de la naturaleza alrededor en pleno esplendor, el fuego de la hoguera levantada, el avistar un oso (avistamiento que todavía no sabemos si fue real o imaginario) nos embargó en una sensación de bienestar y alegría para toda la jornada. Atrás quedaron las inseguridades y las dudas.
Eso fue así. Pero lo que,pensándolo ahora, contribuyó a producir la más cálida sensación del día fue la presencia de una pareja que había empezado a amarse desde hacía sólo un mes. Irradiaban algo físico, tierno, amable y cuidadoso: eros, philia y ágape, tal como se expresan en el texto que nos ocupa, palabras y significados que por ese entonces desconocíamos. No obstante, algo oscureció .al final la luminosa jornada: laenamorada al despedirse irrumpió en llanto, en un verdadero mar de lágrimas salido desde adentro, veraz, pasional y contagioso. ¿Por qué el llanto? ¿Por qué el dolor? Ella respondió: ''Esto es tan maravilloso que no puede durar, se acabará". La tranquilizamos como, nos fue posible.
Sin embargo, pese a nuestros buenos augurios, después de un tiempo sus temores se hicieron realidad. Retornaron laslágrimas, se instaló el dolor, el rencor, la desilusión total. El amor había terminado, fue el "nunca más", el “maldita sea”, la amargura. Paradójicamente la mujer había tenido razón, había muerto lo maravilloso, la sorpresa, el deslumbramiento, la pasión y la novedad se habían ido para siempre.
De manera consciente o inconsciente concebimos el amor desde la perfección, lo creemos permanente y no...
tracking img