Ambiental

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (936 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SECUESTRO EXPRESS EN ECUADOR

Ocho denuncias de casos conocidos como secuestros express se presentaron en Guayaquil entre la 01:00 del viernes y las 15:30 del pasado domingo. Una de las víctimasfue Carlos Alberto Villacís García, marino mercante que cree está “vivo de milagro”, y que gracias a su instrucción militar logró golpear en los testículos a su agresor, pese a tener las manos y piesatados, para luego poder huir.

Con dificultad para hablar debido a que recibió golpes que le dieron en el rostro con una piedra, narró que el pasado sábado a las 21:00, mientras esperaba el cambio dela luz roja del semáforo en las calles 38 y Portete, suburbio de Guayaquil, dos sujetos se le subieron al carro: Toyota Tercel, placa PLM-0698.

De inmediato lo obligaron a conducir hasta lascalles 27 y la L; en el sitio, el sujeto que iba sentado en la parte de atrás lo comenzó a golpear para que saliera del carro y su compinche tomara el control del vehículo.

“Cuando íbamos atrás el pillome comenzó a golpear y en vista que le iba ganando llamó a su compinche y él con una piedra me dio en la cabeza y me partió... Me pusieron en el piso de los asientos de atrás y me seguían golpeandocon los pies”, narra el afectado, quien vivió la parte más amarga cuando los ladronesdescubrieron que era parte de las Fuerza Armada.

“Cuando vieron que era marino me gritaron que me iban a matarporque les iba a traer muchos problemas...”, dice; y cuenta que mientras era sometido escuchó las sirenas de una patrulla policial, pero no pudo hacer nada para dar la alerta porque lo tenían bocaabajo.

Después de recorrer varias calles en el carro, los delincuentes se encaminaron a la Perimetral y a la altura de la Y, que va hacia la vía a la Costa, lo dejaron con dos sujetos. “Me arrastraron yme dejaron con dos tipos... Ellos tenían la orden de matarme, pero debían esperar la llamada del jefe que, oí, se había ido a matar a alguien... Como las horas pasaban un ladrón decidió irse y dejó...
tracking img