Amenazas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2682 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Defensoría de Casación Pro. de Bs. As

AMENAZAS:
SALA PRIMERA: La amenaza fue vertida en el contexto de un ríspido encuentro en el que menudearon las vías de hecho. El accionar de la encartada no fue antecedida ni seguida de actitudes que traslucieran la intención de crear una situación de amedrentamiento o de coartar en la víctima su albedrío o libertad. Sentado lo anterior tengo presenteque, conforme lo ha señalado la doctrina de este Tribunal, la ilicitud de que se trata configura un delito contra el sentimiento de seguridad del individuo, cuya finalidad es proteger la libertad psíquica o, lo que es igual, la libertad en el proceso de deliberación que ha de llevar a una decisión en el obrar externo (Sala III, sent. del 16/11/00 en causa Nº
4349, " Recurso de Casación interpuestopor el Ministerio Público Fiscal en causa Nº 23" ). De ahí que sólo resulten abarcadas por la ilicitud las promesas de

infligir males que por sus condiciones y circunstancias, sean idóneas para restringir la formación de la voluntad de la persona a la cual va dirigida impidiéndole determinarse libremente (Sala III, sent. del 22/2/01 en causa Nº 4944,
" Recurso de Casación interpuesto por elMinisterio Público Fiscal en causa Nº 13.618). Consiguientemente no lo son los excesos verbales, producto de una

airada discusión, cuando no ha surgido una actitud de persistencia en la utilización de medios con la finalidad de infundir temor (Sala III, sent. en causa Nº 4944, cit .). (Se casa y se absuelve)
Conf. Sala I, sentencia del 12/03/2002 en causa 2190: Gonzalez de Pascua, karina Mabel s/Recurso de casación (reg 91/02), en la causa 12.286: Recurso de Casación interpuesto por el Ministerio Público Fiscal en causa n 56.942 del 6/07/2004, con los mismos fundamentos, se consideró que en el caso, se encontraban reunidos los requisitos para

El delito que nos ocupa presume un contexto de “seriedad” en el que la amenaza de inferir un mal grave debe trasuntar objetivamente un peligroreal (tal el sentido de la figura) y que ello no ocurre cuando las manifestaciones pretendidamente típicas son formuladas al calor de una discusión en la que el encono y el enojo signen el raciocinio cerrándolo a expresiones significativamente menores a las que la amenaza reclama. (se casó la sentencia y se absolvió al imputado)
Conf. Sala I, sentencia del 6/02/2003 en causa 1259: Lozano, JorgeAlberto s/ Rec. De Casación. (reg. 20/03)

SALA SEGUNDA: El delito de amenazas del art. 149 bis del C.P. requiere, desde el aspecto subjetivo del tipo, la intención de amedrentar o atemorizar al sujeto pasivo, sin que se requiera un especial estado de ánimo del autor al momento de proferirla (v.g frialdad, entusiasmo, ansiedad, etc) (Sebastián Soler Dcho Penal Arg, T iv, pag 83), pues lo queimporta es la voluntad clara de alterar el ámbito de libertad individual de la victima, y no el particular estado psíquico interno del sujeto activo en el momento del hecho. Sin perjuicio que, desde otro punto de análisis, deban excepcionarse los supuestos de inimputabilidad regulados en el art. 34 inc 1º del C.P.

Defensoría de Casación Pro. de Bs. As

En estos términos, no puede presumirse, jureet de jure, que cuando medie una discusión acalorada las amenazas que en ese contexto se viertan sean atípicas, pues esa circunstancia fáctica no hace que desaparezca automáticamente el elemento subjetivo de la figura, ni que la parte acusadora no pueda probar lo contrario, no obstante que podría ser considerada como un indicio grave de la falta de intención. Será facultad del juez de méritodeterminar, en función de la valoración de las probanzas arrimadas a la causa, si efectivamente aquel elemento se verifica conjuntamente con los demás que configuran el tipo de amenazas, a fin de subsumir la conducta en esa figura. Por otra parte, nada impediria que ese marco fáctico se contemplase como una circunstancia minorante en las amenazas (Leyser, spec, 553, medit, 22, citado en el “Programa...
tracking img