Amlo: nuevo y viejo pri

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1186 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AMLO: nuevo y viejo PRI

NO es ninguna novedad argumentar que un eventual gobierno federal presidido por Andrés Manuel López Obrador significaría el regreso al viejo sistema político, pero con riesgo mayor, el de la inexistencia de los controles y contrapesos que mantenía el PRI. Tampoco es nuevo decir que son claras las tendencias autoritarias y mesiánicas del "caudillo". En todo caso, lonovedoso es que un intelectual como Enrique Krauze se atreva, de manera pública, al anterior diagnóstico.
¿Por qué novedoso? La pregunta viene a cuento porque, en efecto, en tertulias privadas y encuentros de sobremesa, no son pocos los intelectuales y periodistas mexicanos que desde hace mucho comparten el aserto, que un gobierno de López Obrador sería el regreso al viejo sistema político, y quedebido al carácter autoritario y mesiánico del candidato presidencial, desaparecerían -como ya desaparecieron en el PRD- los contrapesos que existieron en el viejo PRI y que, a querer o no, se convirtieron en el factor clave para la sobrevivencia septuagenaria de ese partido y los gobiernos emanados de sus filas.
Lo curioso del asunto es que esas convicciones se expresan sólo en tertulias privadasy en encuentros cerrados, porque cuando se trata de expresarlas de manera pública son muy pocos, como el caso de Krauze, quienes se atreven a decirle pan, al pan, y vino, al vino. Más aún, cuando alguno de los reputados intelectuales mexicanos es llamado por el "caudillo", sea para colaborar en tal o cual grupo de diagnóstico, o en uno de los groseros acarreos proselitistas, son muy pocos los quese atreven a decirle "no". Presurosos acuden, se placean con López Obrador y se guardan, como momias, sus opiniones.
¿Por qué? Por una razón que parece elemental, aunque resulte repugnante. Porque la mayoría de los llamados intelectuales, mexicanos o de cualquier parte del mundo -sean escritores, filósofos, historiadores, pintores, escultores, catedráticos o simples opinadores-, desde siemprehan sido parte de la "corte" del poder. Por eso, enemistarse con el "caudillo" y con el que pudiera ser el futuro presidente, criticarlo y hasta hacerlo responsable del mayor retroceso potencial para la democracia mexicana, sería para los intelectuales mexicanos lo más cercano al suicidio político, a la pérdida de brillo, prebendas y reconocimientos, por decir lo menos.
Salvo honrosasexcepciones, cuántos de los intelectuales mexicanos han cuestionado el grosero acarreo al que ha recurrido el "caudillo" López Obrador en todas sus concentraciones masivas, por lo largo y lo ancho del país. Ese acarreo ha provocado ya varios accidentes y por lo menos la muerte de una persona. Ayer mismo, en la concentración multitudinaria en el zócalo capitalino, fue evidente el acarreo, por líderes de lastribus partidistas, a diputados y jefes delegacionales. Y por supuesto que muchos de los manifestantes acudieron por voluntad propia, porque creen en López Obrador, pero otros muchos fueron llevados al más puro estilo del viejo PRI.
Lo interesante del fenómeno es que muchos de los políticos, intelectuales y periodistas que ayer cuestionaban las prácticas corporativas del viejo PRI, por su fuertecontenido de antidemocracia y ofensa social, hoy prefieren cerrar la boca, llegan al extremo de negar lo evidente, y hasta lo justifican. Se niegan a reconocer que en torno a López Obrador, y a su candidatura presidencial, germina el regreso al viejo sistema político, el regreso a las groseras prácticas del PRI. La movilización de ayer domingo fue la mejor demostración. ¿Y qué dirán de ello muchosde los intelectuales que en corto advierten de ese riesgo, pero que en público callan o lo justifican? No dirán nada, porque prefieren el favor del poder, porque viven del poder, sea del color que sea.
El problema es mayor cuando se descubre que en efecto, como lo señaló Enrique Krauze, un eventual gobierno de López Obrador carecerá de los contrapesos internos que impidan el poder absoluto....
tracking img