Amnual de acrreño

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 70 (17448 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO TERCERO
DEL MODO DE CONDUCIRNOS DENTRO
DE LA CASA
I
Del método, considerado como parte de la buena
educación
1 — Así como el método es necesario a nuestro espíritu, para disponer las ideas,
los juicios y los razonamientos, de la misma manera nos es indispensable para arreglar
todos los actos de la vida social, de modo que en ellos haya orden y exactitud, que podamos
aprovecharel tiempo, y que no nos hagamos molestos a los demás con las continuas faltas e
informalidades que ofrece la conducta del hombre desordenado. Y como nuestros hábitos
en sociedad no serán otros que los que contraigamos en el seno de la vida doméstica, que es
el teatro de todos nuestros ensayos, imposible será que consigamos llegar a ser metódicos y
exactos, si no cuidamos de poner
orden a todasnuestras operaciones en nuestra propia casa.
2 — El hombre desordenado vive extraño a sus propias cosas. Apenas puede dar razón de
sus muebles y demás objetos que por su volumen no pueden ocultarse a la vista; en cuanto
a sus libros, papeles, vestidos, y todo aquello que puede cambiar fácilmente de lugar y
quedar oculto, su habitación no ofrece más que un cuadro de confusión y desorden, quecausa una desagradable impresión a todos los que lo observan.
3 — Cuando vivimos en medio de este desorden, perdemos miserablemente el tiempo en
buscar los objetos que necesitamos, los cuales no podemos hallar nunca prontamente; y nos
vemos además en embarazos y conflictos cada vez que se nos reclama una prenda, un libro,
un papel que se nos ha confiado, y que a veces no llegamos a descubrirpor más que se
encuentre en nuestro mismo aposento.
4 — La falta de método nos conduce a cada paso a aumentar el desorden que nos rodea,
porque amontonamos los diversos objetos ya en un lugar, ya en otro; al buscar uno dejamos
los demás todavía más embrollados y nos preparamos así nuevas dificultades y mayor
pérdida de tiempo, para cuando volvamos a encontrarnos en la necesidad de removerlos.5 — Asimismo, vivimos expuestos a sufrir negativas y sonrojos, pues las personas que
conocen nuestra informalidad evitarán confiarnos ninguna cosa que estimen, y es seguro
que no pondrán en nuestras manos un documento importante, ni objeto alguno cuyo
extravío pudiera traerles consecuencias desagradables.
6 — Cuando no somos metódicos, la casa que habitamos no está nunca perfectamenteaseada; porque los trastos desarreglados no pueden desempolvarse fácilmente, y el mismo
esparcimiento en que se encuentran impide la limpieza y el despejo de las habitaciones.
7 — El desaliño y la falta de armonía en nuestros vestidos, serán también una consecuencia
necesaria de nuestra falta de método; porque los hábitos tienen en el hombre un carácter de
unidad que influye en todas susoperaciones, y mal podemos pensar en el arreglo y
compostura de nuestra persona, cuando nos hemos ya acostumbrado a la negligencia y al
desorden.
8 — La variedad en nuestras horas de comer, en las de acostarnos y levantarnos, en las de
permanecer en la casa y fuera de ella, y consiguientemente en las de recibir, molesta a
nuestra propia familia, a las personas que con nosotros tienen que tratar denegocios, y aun
a los amigos que vienen a visitarnos.
9 — Establezcamos siempre cierto orden en la colocación de los muebles, de los libros y de
cuantos
objetos nos rodean. Guardemos las cartas y los demás papeles que debamos conservar, por
el orden de sus fechas, y con arreglo a todas las circunstancias que nos faciliten encontrar
prontamente los que necesitamos; y jamás tengamos a la vistaaquellas cartas, papeles u
otros objetos que se hayan puesto en nuestras manos con la intención, expresa o
conjeturable, de que nosotros nada más los veamos.
10 — La exposición de las cartas que se nos dirigen, a la vista de cualquiera que entre a
vernos, es no sólo contraria al método, sino que incluye una falta injustificable a la fe que
en nosotros han depositado sus autores, aun cuando...
tracking img