Amor y otros demonios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1711 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 22 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un perro había mordido a unas personas y les había contagiado la rabia, ese mismo perro también había mordido a Sierva María, una niña de doce años hija de unos marqueses que no la querían. Cuando la mordió el perro, Sierva maría iba acompañada de una esclava, que sólo le dijo lo que había pasado a la mama de sierva maría.
Entonces se enteró el padre y fue al hospital para ver a los hombres a losque les había contagiado la rabia el perro. Estaban en muy mal estado, tirados en el suelo.
Mientras volvía el marqués a su casa vio en el camino a Abrenuncio al lado de un caballo muerto, era un médico con mucha experiencia y especializado en estos casos.
Empezaron a hablar del caso de estos enfermos, ya que el padre de la niña se había interesado mucho.
Abrenuncio le preguntó porqué seinteresaba tanto por este tema y el marqués le contó lo de su hija. El médico le dijo que las soluciones que hay para esta enfermedad, como envenenamientos, eran: dejar a estos enfermos solos hasta que se mueran o pueden curarse por un milagro.
El médico fue a visitar a Sierva María y ésta no tenía ningún síntoma de la rabia y ya habían pasado tres meses de que el perro la había mordido y le dijo almarques que la sacara a ver cosas para que se pusiera feliz y así se le curara la enfermedad.
El marqués. Se casó con una mujer a la que sí quería. Con ésta no tuvo ningún hijo y en poco tiempo se murió.
Después conoció a su mujer actual, Bernarda, con la que se volvió a casar, pero no porque la quería, sino porque en una tarde en que se conocieron, la mujer se quedó embarazada y para no quedar malcon lo que dijera la gente.
Pasado un tiempo, la niña no había mejorado y había empezado a volverse loca. Su padre fue a visitar al obispo y se lo contó todo, aunque ya lo sabía.
Hablaron sobre Abrenuncio y el obispo le dijo que ese médico no era de fiar y que el problema de la niña podía ser que estuviera poseída por un demonio.
Ahora que nadie podía hacer nada por salvar a Sierva María, lodejaron todo en lo que pueda hacer Dios.
El marqués la llevo a una antigua cárcel, en la que ahora mandan las monjas y cuidan de los enfermos.
Tras la llegada de la niña empiezan a pasar cosas raras, o al menos eso creían las monjas, porque la niña no hacía cosas normales.
El obispo le dice a Delaura que se encargue del caso de la niña y éste tras resistirse un poco, al final acepta ya que había tenidoun sueño con la niña, que no la conocía y en su sueño era igual que en la realidad.
Delaura va a visitar a Sierva María para ver su estado. Estaba atada con correas que le habían hecho heridas. Delaura intenta curárselas y después miró el mordisco que tenía en el tobillo. Después la niña le pegó un bocado en la mano que le propició una herida.
Se fue para la iglesia para curarse y contarle alobispo como estaba la niña.
Tras hablar un largo rato llegan a la conclusión de que Delaura tiene que practicar el exorcismo con Sierva María.
Así que va a examinarla otra vez y cuando pasa a su celda empieza a echar agua por las paredes para espantar los malos espíritus.
El obispo y Delaura se sientan en las hamacas para ver el eclipse de sol. A éste último, los rayos del sol le afectan en un ojo yse pone un parche. Dentro de poco vendrá a la ciudad el virrey Don Rodrigo y su mujer, la que va al convento para visitar a todos los reclusos, a la última que ve es a Sierva María, por la que se interesa por su caso especial: el de estar poseída por el diablo.
El cura va a casa del marqués y habla con él sobre Sierva María y el marqués le dice que tiene que ir a la casa de Abrenuncio para tratareste tema. Después va a la casa del médico y hablan de lo mismo.
Delaura va de nuevo al convento para ver a la niña. Le lleva comida mas o menos buena a comparación con la que le dan allí. Le dice que su padre quiere verla y Sierva María dice que ella no y después se cabrea con Delaura y empieza ha echarle escupitajos en la cara, pero que al cura no le afectan y entonces a Sierva María se le...
tracking img